domingo, 16 de junio de 2019

Chernobyl



   FICHA TÉCNICA

Título: Chernobyl.
Dirección: Craig Mazin (Creator), Johan Renck.
País: Estados Unidos.
Año: 2019.
Duración: 60 min(5 episodios).
Género: Drama.
Interpretación: Jared Harris, Stellan Skarsgard, Emily Watson, Paul Ritter, Jessie Buckley, Robert Emms, Adam Nagaitis, Sam Troughton, Adrian Rawlins, Con O'Neill, Joshua Leese, Ross Armstrong, Philip Barrantini, James Cosmo, Karl Davies, David Dencik, Caoilfhionn Dunne, Fares Fares, Alex Ferns, Peter Guinness, Ralph Ineson, Mark Lewis Jones, Gerard Kearns, Barry Keoghan, James Kermack, Hilton McRae, Diarmaid Murtagh, Kieran O'Brien, Ian Pirie, William Postlethwaite, Lucy Russell, Michael Shaeffer, Jay Simpson, Jamie Sives, Michael Socha, Lucy Speed, Laurence Spellman, Sam Strike, Joe Tucker, Sakalas Uzdavinys, Laura Elphinstone
Guion: Craig Mazin.
Producción: David Declerque.
Música: Hildur Guðnadóttir.
Fotografía: Jakob Ihre.
Distribuidora: Home Box Office (HBO).

   CRÍTICA

   SINOPSIS: El 26 de abril de 1986, ocurrió el mayor desastre no natural de la historia de nuestro planeta. La explosión del reactor de la central nuclear de Chernobyl, en Prypiat (Ucrania), que en aquellos tiempos pertenecía a la antigua Unión soviética. Las consecuencias de esa catástrofes continúan aún hoy en día.
   LO MEJOR: Me sorprendería pero mucho que no fuera colmada de premios esta serie y llegar a como favorita para la ceremonia de los Emmys y Globos de Oro. Hay que reconocer a HBO su poderío a la hora de abordar una superproducción. Por cierto, muy oportuno el momento de emisión justo tras el cierre de su también producto propio “Juego de tronos”, conscientes de la posible estampida. Aquí han conseguido una minuciosa cronología de los hechos, con una cuidada narración perfectamente contemporizada, muy acorde a la realidad gracias a la labor de documentación llevada a cabo, por mucho que les haya escocido a una buena parte de los rusos. Tampoco es para menos pues, aunque la serie es respetuosa, no tiene pelos en la lengua para la denuncia y crítica dura haciendo un retrato de una nación encubridora del desastre, cuyo régimen político no les permitió reconocer sus errores y hacer autocrítica. El propio Gorbachov llegó a decir que la catástrofe de Chernobyl fue la verdadera razón de la disolución de la Unión Soviética. Con bastante tono documental, destapa las vergüenzas que ponían de manifiesto que los culpables no solo fueron los errores humanos sino también un defecto de base de la instalación. Pero es que además, la gestión (al menos de inicio) fue otro desastre. De ahí que lo ocurrido en Chernobyl marcará un antes y un después, con consecuencias políticas, sociales y científicas. Con una dirección austera, carente de adornos estéticos, sin excederse en el sobredramatismo y renunciando al morbo, pero sin cortarse en ciertos momentos explícitos, se explica como dios manda qué fue lo que realmente pasó allí. El resultado es un relato conmovedor, perturbador, consternado y doloroso.
   Interpretación: Jared Harris está absolutamente fantástico. Totalmente entregado a su personaje pero contenido. Ya venía de realizar otro gran trabajo en otra serie sobre un desastre, “The Terror”. Pero es que el nivel de todo el reparto es altísimo. Cómo son los casos de Stellan Skarsgard (es difícil verle mal a este hombre) y Emily Watson. Hay diversas apariciones de caras conocidas, cómo James Cosmo o Michael McElhatlon, precisamente de “Juego de tronos”, Fares Fares (“Los casos del departamento Q”) o Barry Keoghan (“El sacrificio del ciervo sagrado”).
   Escena (spoiler): Estamos hablando de una miniserie que no tiene desperdicio y todo es relevante pero voy a resaltar lo que más me ha impresionado. Es interesante la secuencia inicial de los hechos, de una incompetencia brutal de los responsables. E historias más personales que llegan al corazón, como la del bombero y su esposa, con esa lucha por permanecer a su lado. O las entrevistas de la física nuclear para conocer la verdad ante testigos que literalmente se estaban deshaciendo. Me ha costado mucho ver cómo van matando los animales de los pueblos cercanos. Y me ha puesto de los nervios la labor de los mineros primero y de los liquidadores después quitando grafito de la azotea y recibiendo doce mil Rotgen. Pero lo del último capítulo es un ejemplo de exposición, explicación y reconstrucción de los hechos.
   LO PEOR: Podría decir que quizá, solo quizá, se extiende demasiado en algunas fases como la de exterminio de los animales en los pueblos, pero es que no, es parte de los hechos. No hay mucho que contar en este apartado.
   CITAS: “Todo lo bueno que hicimos no importa. Lo que importa es para ellos hicimos justicia”. “Un mundo justo es un mundo sano”. “Chernobyl no tenía nada de sano”. “Cada átomo de uranio es como una bala, penetrando todo. Chernobyl ahora tiene tres billones de esas balas. Algunas de ellas no dejan de dispararse durante 5000 años”. “Estamos tratando con algo que no ha ocurrido nunca en este planeta”. “Crees que la pregunta correcta te dará la verdad. No hay verdad”.
   REFERENCIAS: Los rusos preparan una versión propia echándole la culpa a un supuesto agente de la CIA infiltrado. Sin comentarios. Yo recomiendo algumos de documentales como el dedicado a Chernobyl de la serie de National Geographic “Segundos catastróficos” o “Chernobyl, 3828” sobre los liquidadores.
   CONCLUSIÓN: 9. Un ejemplo de exposición, explicación y reconstrucción de los hechos, en un relato conmovedor, consternado y doloroso, que sorprendería que no fuera colmado de premios.



sábado, 15 de junio de 2019

Microcríticas Express: Expediente 64/La perfección/Verano del 82






    Es la cuarta adaptación de la saga de novelas policíacas del danés Jussi Adler-Olsen, que han agrupado como "Los casos del departamenot Q", que vienen a ser casos que se dieron por cerrados y que vuelven a ser revisados. Si has visto las anteriores ("Misericorcia", "Profanación" y "Salvación") y te han gustado, como es mi caso, ésta también lo hará porque está más o menos al mismo nivel. Y si no las has visto, me parecen muy recomendables. Las tramas están muy bien llevadas, la extraña pareja de policías tiene carisma y con cada investigación te hacen un viaje al pasado a modo de flashbacks para contarte la historia. Espero que sigan haciendo más. 6’5.



   Lo primero que hay que advertir es que requiere de una voluntaria suspensión de la incredulidad y someterse así al tenebroso viaje que nos ofrece. Si se consigue, la película resulta generosamente entretenida e, incluso, divertida. Al menos, yo me lo he pasado bien gracias a su buen ritmo, su acertada duración (solo noventa minutos y la historia da para eso y no más) y la baza a la que se lo juega todo, sus giros. Si, giros tramposos pero no dejan de estar curiosos. Una trama en la que la figura de villano migra de un personaje a otro y que cuenta con la química de sus dos protagonistas femeninas, como aliciente. 6’5.


    Ambientada en los ochenta y que apela al sentido nostálgico de las películas de aquella época desarrolladas en zonas residenciales, con su casitas y tal. De hecho, incluso imita la música de "Stranger things". Todo es típico y previsible pues cumple con todos los tópicos; chico con demasiada imaginación, tía buena un poco mayor que él de la que está loquito, amigos repelentes que van en bici, a lo Goonies y vecino sospechoso. Bueno pues aún así, como me encanta esa ambientación pues me ha gustado. Espera que no todo es previsible, el último tramo me ha dejado del revés. 6’5.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...