miércoles, 29 de julio de 2015

Escenas Míticas: Catástrofes naturales - 2012





   En un principio, pensé en poner esta película como primera entrega de este ciclo dedicado al cine de catástrofes naturales y abrir con ella como máximo exponente del género. No ya porque me parezca la mejor, sino porque aglutina el mayor número de tipos de fenómenos ambientales de todas. Por ello, me he decantado por ofrecerla como colofón y cierre de este especial en el que hemos tenido de todo; tsunamis, meteoritos, cambios climáticos, tornados. Aquí, además, tenemos terremotos y casi un verdadero fin del mundo.




   Es bastante curioso, por no decir motivo de estudio, el interés, o más bien, atracción del ser humano por la destrucción de su entorno. Con las películas de catástrofes, la gente acude a las salas como moscas. Y no lo hacen con el motivo de ver un producto que les aterrorice, sino con el que espera divertirse y cuanto más devastador sea el efecto destructivo de lo que se muestra en pantalla, más divertido. Es para reflexionar. 


 

   El actual rey del subgénero, por méritos propios, es el señor Roland Emmerich. Lo paradójico es que en su cine se le ha acusado, en gran medida, de aportar un porcentaje de americanadas por minuto de metraje de los más elevados, pero su nacionalidad es alemana. Emmerich posee en su haber también unos cuantos filmes en los que las ciudades norteamericanas, con Nueva York a la cabeza (como no) sufren los estragos de la destrucción, como son "Godzilla", "El día de mañana"(vista aquí, en este mismo ciclo) o "Independence day".



   Lo que no se puede negar es que sus resultados en taquilla son rompedores. Es habitual considerar su cine como de baja calidad, aunque tiene títulos tan interesantes como “Anonymous”, “El Patriota”, o "Stargate" (su pasaporte a USA), pero la gente llena las salas con sus pelis. Y sus presupuestos son menos abultados que lo que las imágenes de sus películas sugieren. Lo que no quiere decir que sean pequeños tampoco. 



    En el caso de “2012” el presupuesto sí fue enorme, llegando a los 200 millones de dólares. Pero convirtiéndolos en casi 800 en recaudación, es decir, cuadruplicando los beneficios. Pero es que, y contra todo pronóstico, la crítica tampoco masacró el film. Seamos claros, tampoco la alabó, pero no se produjo el típico ensañamiento, aduciendo que la película da lo que promete, lo cual es rigurosamente verdad. 



    Uno de los clásicos en este tipo de cine es reunir un reparto coral para dar lugar a diversas subhistorietas. En este caso fueron John Cusack, Amanda Peet, Woody Harrelson, Danny Glover …….



    Quien comprara la entrada para verla no puede darse por engañado, porqué Emmerich no tiene otra pretensión que la de mostrar un gran espectáculo, de soberbios efectos especiales digitales. Entretener y, cuidado, divertir al público con la recreación de un fin del mundo que según la cultura maya debió de haberse dado hace tres años.

domingo, 26 de julio de 2015

Terminator Génesis




   FICHA TÉCNICA

Película: Terminator: Génesis. 
Título original: Terminator: Genisys.
Dirección: Alan Taylor.
País: USA.
Año: 2015.
Duración: 125 min.
Reparto: Arnold Schwarzenegger (El Guardián), Emilia Clarke (Sarah Connor), Jason Clarke (John Connor), Jai Courtney (Kyle Reese), J.K. Simmons (O’Brien), Matthew Smith (T-5000), Byung-Hun Lee (T-1000).
Guión: Laeta Kalogridis y Patrick Lussier; basado en los personajes creados por James Cameron y Gale Anne Hurd.
Música: Lorne Balfe.
Distribuidora: Paramount Pictures.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: La guerra contra las maquinas que se está librando en el futuro está a punto de acabar cuando los rebeldes humanos liderados por John Connor se disponen a dar el golpe definitivo a Skynet. Pero ésta tiene un as en la manga para asegurarse la victoria.
   LO MEJOR: Pues me ha causado mejor impresión de la esperada. Al margen de un más que previsible homenaje a toda la saga, con aparición de todos los modelos de Terminator y recopilación de frases míticas de las anteriores entregas, supone una reinvención de la historia. Un reinterpretación de la propuesta de paradojas temporales que se lleva haciendo desde la película original. Algo que explota al máximo el guión y que Alan Taylor, que se está revelando como un buen director de cine de acción (que buena remesa está saliendo de la televisión), sabe plasmar a la perfección en pantalla. Taylor no deja que los espectaculares efectos especiales se coman la narración y los utiliza como recurso al servicio del argumento y no al revés. Además el guión enlaza perfectamente, “Terminator Salvation” con ésta, aunque en principio parezca que es una vuelta atrás a la historia. Y no le falta el sentido del humor, muy localizado en el incombustible  Arnold Schwarzenegger.
   Interpretación: En general, creo que todos están bastante acertados. Desde luego, Arnold está “viejo pero no obsoleto”. Sus aportaciones cómicas son de lo más refrescantes. Me ha gustado bastante “el abuelo”, como es llamado aquí. Sabe reírse de sí mismo, en una actuación en la que no le importa nada el tono autoparódico al tema de la edad en relación a su personaje. Y éste no pierde un ápice de carisma. La otra nueva noticia es la imagen, más joven, y totalmente cambiada, de Sarah Connor. Emilia Clarke es más bien una adolescente que ha crecido con un robot toda su vida, no tanto la madre del futuro líder. Se da la “paradoja” de que su verdadero apellido, Clarke, coincide con el del actor que interpreta a John Connor, Jason Clarke. Es decir, ambos comparten apellidos tanto dentro como fuera de la pantalla. Jai Courtney no pega mal tampoco como Kyle Reese.
   Escena (spoiler): El comienzo de la película es brutal. Se hace una recreación del holocausto nuclear provocado por Skynet, con la espectacular destrucción de las ciudades y los devastadores efectos de las acciones de las maquinas. No está nada mal la propia máquina del tiempo, tan esperada durante toda la saga. Ni el enfrentamiento al T.1000 a la llegada al pasado y la entrada en escena de Schwarzenegger. Una de las más impresionantes es la del autobús en el puente. Y una de las significativas cuando John Connor se revela como un híbrido humano y terminator. Y como era de esperar, el enfrentamiento final entre él y el T-800 no decepciona para nada.
   LO PEOR: Si no se tiene paciencia, al pasar por varios pasajes de la primera película de Cameron, puede parecer que es más un remake de ésta o un reebot de toda la franquicia. Además, argumentalmente, hay momentos en los que el desconcierto con las paradojas temporales es tal que puedes llegar a perderte. Pero ya digo, paciencia.
   CITAS:Tú nos diste un futuro, John. Yo viviré el mío”. “Si morimos esta noche, la humanidad muere con nosotros”. “Soy viejo. No obsoleto”. “No soy una máquina. No soy un hombre. Soy más”. “No hay suficientes balas en el mundo para matarme”. “Eres la reliquia de una línea de tiempo eliminada”.
   REFERENCIAS: El film ata todos los capítulos de la saga adecuadamente. En cuanto a calidad, yo situaría a ésta en tercer lugar, tras las dos películas iniciales de James Cameron.
   CONCLUSIÓN: 8. Reinterpretación y acertada actualización de las bases argumentales de la historia.



sábado, 25 de julio de 2015

Top Personajes: Jurassic Dinos




Nombre: Tiranusaurus, velociraptor, triceratops, delophosaurus, mosasaurus, pterodáctilo, spinasauris, indominus, . . .
Películas: "Parque jurásico", "Parque jurasico 2, el mundo perdido", "Parque jurásico 3", "Jurassic world".

   Dado que, evidentemente, estos personajes no están interpretados por actores, he decidido poner a los creadores de esta saga. Por un lado, el escritor de las novelas, Michael Crichton. Por otro, el creador de las criaturas, el mítico Stan Winston. Ambos ya lamentablemente desaparecidos. Y el que aunó los esfuerzos de todos y le dio su inconfundible toque de magia, Steven Spielberg. Juntos hicieron realidad el sueño de un montón de niños y de otros que aún nos sentiamos así, a los aficionados a las monster-movies y, en definitiva, a todos aquellos nos hemos imaginado ver una dinosaurio. Ahora parece que el sueño continua.


Michael Crichton
Stan Winston
Steven Spielberg

























jueves, 23 de julio de 2015

Escenas Míticas: Catástrofes naturales - Armageddon





   Toca el turno de los meteoritos asesinos cuyo fatídico destino es estamparse irremediablemente contra nuestro amado planeta, amenazándolo con la extinción de la especia humana y toda vida sobre la faz de la tierra, es decir, el fin del mundo, pero ahí está el país de barras y estrellas para sacarnos las castañas del fuego.




    Salieron dos películas con una línea argumental en principio similar. La primera fue “Deep Impact” que obtuvo mejores críticas y que incluso contó con el beneplácito de la comunidad científica en cuanto a la teoría que planteaba, al parecer, estaba más acorde con la realidad.



   Pero fue “Armageddon” fue quien se llevó el gato al agua de la taquilla. El dúo productor-director que formaban Jerry Bruckheimer y Michael Bay supuso una mina de oro cuando aunaron esfuerzos. No en vano, invirtieron 140 millones de dólares para obtener unos 550, un beneficio nada despreciable de 400 millones de dólares. 

   
 

   Su propuesta se basaba principalmente en el espectáculo que podían brindar a los espectadores con sus excepcionales efectos especiales, que fueron nominados al oscar, junto con la nominación a la edición de sonido, aunque no consiguieron ninguna de las estatuillas. 



   A pesar de contar con una desmesurada duración, alrededor de las dos horas y media, para ser una película básicamente de acción, lograron un tremendo entretenimiento, repleto de situaciones límite, emoción y adrenalina. Poco importó que el guión fuera poco más que inverosímil y se rizara el rizo hasta decir basta. 


     El reparto estaba rebosante de caras conocidas, hasta contaban con una mega estrella como Bruce Willis, para asegurar que la gente acudiera a los cines. Luego estaba Ben Aflecck y toda un legión de secundarios como Steve Buscemi, Billy Bob Horton, Will Patton, William Fichtner y Liv Tyler. 



   Por muchas críticas que se llevara, por muchas parodias que se le hicieran, y por muchas fantasmadas que la descalificaban, la gente se lo paso bomba viéndola en los cines, y aun hoy si la pasan por la tele y te encuentras haciendo zapping, sueles caer y tragártela otra vez. Es puro cine palomitero, nada más, pero nada menos.

martes, 21 de julio de 2015

Los libros de Zoe: El quinto día




   Año de publicación: 2004
   Género: Suspense, Drama, Fantástico.
   Autor: Frank Schatzing nació en Colonia, Alemania, el 28 de mayo de 1957. De entre sus seis novelas publicadas, destaca poderosamente su gran éxito “Der schwarm” (El enjambre), que se publicó al español bajo el título de “El quinto día”, siendo galardonada con los premios Corine y mejor novela de ciencia ficción en lengua alemana.
   Sinopsis: El título hacer referencia al Génesis: la jornada en la que Dios creó a los animales acuáticos, no obstante es una novela de carácter apocalíptico. La historia de los océanos se remonta a más de cuatro millones y medio de años, lo que da lugar a que las fosas abisales se encuentren colmadas de hechos misteriosos. En síntesis y sin desvelar el contenido de la novela, puesto que mi propósito es que, en la medida de la posible lo leáis, comienza con un pescador desaparecido sin dejar rastro, un biólogo y un oceanógrafo comienzan a prestar atención a una seria de señales inquietantes: el extraño comportamiento de las ballenas, las enormes mareas, los bancos de peces que a atacan al hombre. Y el problema adquiere proporciones descomunales, cuando se produce un tsunami de dimensiones gigantescas.
   Personajes:  Sigur Johanson, biólogo marino, solicita observar una nueva especie de gusanos marinos comprobando que éstos, junto con las bacterias, están desestabilizando los estratos de metano en la plataforma continental, que están poniendo en peligro el ecosistema, llegando a causar catástrofes de tal magnitud que ocasionan la muerte de miles de personas. León Anawak, científico que investiga el comportamiento de las ballenas y que a su pesar observa sorprendentes y anormales cambios en su comportamiento. Samantha Crowe, basada en la directora de SETI, Jill Tarter, que fue asimismo, la principal inspiración para el personaje de Jodie Foster, Ellie Arroway en Contact (1997).
   Lo mejor: Estilo ágil y directo. Buen argumento, imaginativo. Los ataques de las ballenas y la descripción del tsunami son excelentes, de una calidad tal, que puede compararse al lenguaje cinematográfico, puesto que el lector se introduce en la historia de una manera tal, que parece que lo está viviendo como uno más de los personajes, y sinceramente única, la curiosa solución que se da acerca del origen del ataque contra la Humanidad. Historia que bebe de la ciencia ficción y la divulgación científica, que nos ilustra sobre biología, genética, geología, teoría evolutiva. Lo más relevante es que el lector, comprende el mensaje y el encargo que nos quiere transmitir el autor a través de la novela, el abuso del hombre sobre nuestro planeta y concretamente sobre el mar, lo que a larga, puede resultar fatal.
   Lo peor: La novela puede resultar excesivamente extensa y puede crear confusión al lector respecto a la información que proporciona y el cumulo de personajes involucrados en la trama. Asimismo, el libro tiene un punto culminante, a partir del cual se precipita hacia un final, quizá demasiado abrupto, si bien es cierto que siempre resulta complicado dar un cierre acorde y eficaz, a historias tan insólitas, aunque como todos sabemos “para gustos, colores”.
   Citas: "Los océanos se rebelan contra la especie más peligrosa de la Tierra: el hombre" “¿Conocemos realmente el mundo donde vivimos? ¿Somos la especie elegida para dominar el mundo?”
   Conclusión: Novela de suspense y ciencia ficción centrada en el mar que conquista al lector desde la primera página y que le sorprenderá con una trama interesantísima y es posible que haga reflexionar. A modo de curiosidad, toma prestada la “Teoría de Gaia” (James Lovelock). Las explicaciones y las causas de los graves problemas que se plantean son asombrosas. El lector va descubriendo junto a los protagonistas el porqué de los sucesos, y se fascina por lo asombroso, pero a la vez verosímil de las razones. Novela hecha para el uso y disfrute de los amantes del mundo marino y de nuestro planeta en general, resulta idónea para entretenerse y aprender a partes iguales.



Autor: Gillian Flynn. Publicacion: 2014. Género: Suspense, Drama. Gyllian flyn (1971, Chicago), escritora y periodista. Las novelas de Flynn (“Heridas Abiertas” y “La Llamada del Kill Club”) han sido publicadas en veintiocho países. “Perdida” es su tercera novela y que con más de dos millones de lectores, ha sido uno de los thrillers psicológicos más comentados, en los círculos literarios de los últimos 2 años. SINOPSIS: Amy Eliott, esposa de Nick Dunne, desaparece sin dejar rastro, el día en el que se cumple su quinto aniversario de boda, siendo, el único dato que puede proporcionar alguna pista, la existencia de que algo grave ha ocurrido puesto que la casa que ambos comparten muestra que ha acaecido un brutal enfrentamiento, siendo el principal sospechoso su marido, el cual insiste en su inocencia.
   Lo mejor: Se trata de una novela de suspense psicológico enloquecedora, mezcla de géneros y de puntos de vista, así como un retrato fiel de la clase media norteamericana actual, dada la crisis actual y que afecta la relación. Asimismo la autora nos muestra cómo actúan los medios de comunicación y su capacidad para desinformar y manipular a la opinión pública, buscando el sensacionalismo, e incriminar a las personas, sin tener el más mínimo dato congruente. Con unos giros realmente inesperados, incluso para los más veteranos en el género y a partir de una premisa bien sencilla y bastante usual en este tipo de libros, a saber, una mujer desaparecida, una investigación policial, la forma de narrarla es lo que verdaderamente sorprende. Lo corriente, en una novela de misterio, es que ésta se cuente desde la perspectiva del investigador, lo que aquí no ocurre, ya que todo lo que conoce el lector acerca de la investigación, lo sabe por lo que le refieren los narradores de la novela, que no son otros que el matrimonio protagonista: Amy y Nick. Los capítulos se alternan desde el inicio hasta el final, a cada uno relatado por Nick, le sigue otro contado por Amy. Gillian Flynn pone énfasis en lo que sienten y en lo que opinan los protagonistas y no en la investigación en sí, lo que proporciona y dota a la obra de una gran originalidad.
   Personajes: Nick Dunne: hombre frio, evasivo, apático y anodino, cuya actitud antes la desaparición de su mujer conduce a pensar que él, es el principal sospechoso. Amy Elliot: en un principio se nos muestra como una mujer dulce e incluso algo naif, pero Amy es un personaje psicológicamente intenso e inmenso, calculadora, vengativa, rencorosa y oscuramente retorcida, cosa que queda evidente con su manía, cada aniversario, de enredar a su marido con el famoso “Juego del tesoro”, siendo descrita por Nick como “una persona antisocial y terca”. Amy y Nick se encuentran definidos con esmero, sus sentimientos y sus almas se le muestran al lector tal cual son, ambos se necesitan y se detestan a partes iguales, entrando en una dinámica que consiste en utilizar todo lo que sabe uno del otro para hacerle la vida más compleja y difícil a éste. Uno y otro son feroces, apasionados, violentos y sorprendentemente atractivos, siempre y cuando la situación lo requiera. .
   Lo peor: El relato utiliza muchos de los elementos comunes y tan trillados en los relatos policiacos y de suspense, y aun cuando es ciertamente original, lo diálogos (éstos son más bien escasos) o incompatibilidades entre los personajes parecen, en ocasiones, sacados de un libro de psicología barata, que poco o nada tiene que ver con la vida real. Nick puede ser un espécimen un tanto cargante, pero es que es parte de su personalidad y necesario para el desarrollo de la novela.
   Citas: «El matrimonio es parecido a un engaño largo porque tienes que mostrar los mejor de ti durante el cortejo, pero a la misma vez la persona con la que te casas debe amar todos tus defectos. Pero tu pareja nunca ve esos defectos hasta que te empiezas a adentrar en el matrimonio y a liberar un poco». “Cuando pienso en mi esposa siempre pienso en su cabeza. Para empezar, en su forma. Lo primero que vi de ella, la primera vez que la vi, fue la parte trasera de su cráneo. Sus ángulos tenían algo de adorable. Como un duro y brillante grano de maíz o un fósil en el lecho de un río”. “También pienso en eso: su mente. Su cerebro, con todos sus recovecos, y sus pensamientos yendo y viniendo por dichos recovecos como rápidos y frenéticos ciempiés. Como un niño, me imagino abriéndole el cráneo, desenrollando su cerebro y examinándolo cuidadosamente, intentando apresar e inmovilizar sus ocurrencias ¿En qué estás pensando, Amy? La pregunta que más a menudo he repetido durante nuestro matrimonio”. «Hay una diferencia entre querer de verdad a una persona y querer la idea que te has hecho de ella».
   Conclusión: Excelente novela, con un argumento interesante, unos personajes perfectamente perfilados, repleto de giros continuos y varias sorpresas que hacen que la atención del lector no disminuya en ningún momento. Un matrimonio y sus apasionados inicios, que transcurridos cinco años, se conocen a la perfección y lo que ven del otro no les gusta en absoluto. Estilo depurado y elegante, incisivo, desarrolla el argumento en todos sus semblantes, sin dejar nada a la improvisación y, todo ello, sin perder dejar de resultar una lectura fácil, dado el ritmo extraordinariamente bien llevado y el ingenioso y doloroso análisis sobre el amor, el odio, los conflictos de una relación de pareja y de las relaciones humanas. Gillian Flynn logra que la singularidad y novedad del libro, resida en ir descubriendo lo que los personajes ocultan y cómo han llegado a la situación que se le plantea al lector, es por ellos que se encuentra dividida en tres partes, siendo en la segunda y tercera, cuando la autora logra sorprender de una manera que no deja indiferente y que invita al lector a seguir leyendo para averiguar cómo acabara semejante situación tan rocambolesca, pero no por ello menos entretenida y seductora.


domingo, 19 de julio de 2015

The equalizer




   FICHA TÉCNICA

Película: The equalizer: El protector.
Título original: The equalizer.
Dirección: Antoine Fuqua.
País: USA.
Año: 2014.
Duración: 132 min. 
Género: Acción, thriller.
Interpretación: Denzel Washington  (Robert McCall), Chloë Grace Moretz (Teri), Marton Csokas  (Teddy), David Harbour (Masters), Melissa Leo (Susan), Bill Pullman (Brian Plummer), David Meunier (Slavi).
Guión: Richard Wenk; basado en la serie de televisión creada por Michael Sloan y Richard Lindheim.
Producción: Todd Black, Jason Blumenthal, Tony Eldridge, Mace Neufeld, Alex Siskin, Denzel Washington y Michael Sloan.
Fotografía: Mauro Fiore. 
Montaje: John Refoua.
Diseño de producción: Naomi Shohan.
Vestuario: David C. Robinson.
Distribuidora: Sony Pictures

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Un antiguo agente de la CIA que está retirado y vive una vida tranquila y pacífica, decide ayudar a una joven prostituta que se encuentra atrapada por la mafia rusa. Decidirá entonces impartir su propia justicia.
   LO MEJOR: Antoine Faqua es ya un consumado especialista en thrillers de acción, pero no es de los que se deje llevar por ellos, y suele desarrollar correctamente los personajes. No en vano, en una de sus participaciones con Denzel Washington le valió a éste uno de sus "oscars" por "Training Day". Pero "The Ecualizer" es una actualización del cine de justicieros que estuvo de moda en los 80. Los detalles han cambiado pero las claves son las mismas. Como en aquellas, no se escatima en violencia, lo que es de agradecer pues una idea mas edulcorada cambiaría totalmente el impacto. Las secuencias de acción son sumamente efectivas con una estética que recuerda a las de Sherlock Holmes de Robert Downey Jr y Guy Ritchie.
   Interpretación: Ya el que aparezca el nombre de Denzel Washington en los títulos de crédito de una película, justifica la atracción de verla. Este actor ya se ha ganado eso. Es de esos que es capaz de soportar todo el peso del protagonismo, es más, es que es a lo que está acostumbrado. Él solo puede elevar el nivel de un film que con otro intérprete pasaría a ser mas corriente. Pero me habría gustado verle mas acompañado de Chloe Grace Moretz, a la que se me antoja que no han aprovechado en su justa medida. Atención al villano Marton Csokas.
   Escena (spoiler): Las secuencias de acción son el punto fuerte de la película. Cuando Denzel acaba con todos los rusos del bar es de lo mejor, tanto en coreografía de movimientos como con la cámara que se permite el lujo de ralentizar la imagen, ya decía antes, al estilo del ultimo "Sherlock Holmes". Muy significativa es la escena en la que Chloe se sienta en la mesa con él, despertando su sentido paternalista y proteccionista. La paliza que le da el ruso, Teddy,  a uno de los matones tampoco es moco de pavo. Y desde luego el enfrentamiento final con todos los rusos en el supermercado, en duelo con su líder, tampoco se pueden perder.
   LO PEOR: Me habría gustado que la relación con el personaje de Chloe Moretz hubiera sido mas larga. De hecho creo que hubiera sido una alternativa válida para el argumento. Por otro lado, no sabemos ni quien es Denzel Washington ni quien fue, ni porque y para que tenia su personaje esas capacidades y preparación. Quizá en vistas a hacer una secuela.
   CITAS: “Tienes que ser quien eres en este mundo, pase lo que pase..Puedes ser todo lo que quieras ser. Cambia tu mundo”. “-¿Qué ve cuando me mira? -¿Qué ve usted cuando me mira a mí?”. “-¿Harías lo que fuera por salvar a tus amigos?--¿Y tú?”. “Paso a paso, muerto a muerto”.
   REFERENCIAS: El personaje de Washington es como una especie de Charles Bronson de este tiempo. Los referentes serían esas películas tipo "Yo soy la justicia", pero esta basada en una serie de los ochenta y del mismo nombre que, por cierto, en Latinoamérica fue conocida como “El justiciero”.
   CONCLUSIÓN: 7’5. Para nostálgicos de las películas de justicieros de los ochenta.



jueves, 16 de julio de 2015

La teoría del todo




   FICHA TÉCNICA

Película: La teoría del todo.
Título original: The theory of everything.
Dirección: James Marsh.
País: Reino Unido.
Año: 2014.
Duración: 123 min. 
Género: Biopic, drama, romance.
Interpretación: Eddie Redmayne (Stephen Hawking), Felicity Jones (Jane Hawking), Charlie Cox, Emily Watson, Simon McBurney, David Thewlis.
Guión: Anthony McCarten; basado en el libro “Hacia el infinito”, de Jane Hawking.
Producción: Tim Bevan, Eric Fellner, Lisa Bruce y Anthony McCarten.
Fotografía: Benoît Delhomme.
Montaje: Jinx Godfrey.
Diseño de producción: John Paul Kelly.
Vestuario: Steven Noble.
Distribuidora: Universal Pictures

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Recorrido por la vida y obra del famoso científico, astrofísico y cosmólogo, desde sus primeros estudios, la relación con su primera esposa y la evolución de su enfermedad, pasando por sus teorías acerca de temas como el tiempo y la creación del universo.
   LO MEJOR: Confieso que iba con una buena predisposición a que se hubiera recreado la vida y obra de unos de los mas importantes, sino el que más, pensadores de nuestro tiempo, persona por el que siempre he sentido gran admiración y del que he seguido sus intervenciones públicas y me he interesado por sus aspectos personales. Y en ese sentido, ha sido grato confirmar la fidelidad mayoritariamente a diversos aspectos que se conocen de la vida del científico. Plasma perfectamente el ejemplo de superación que supuso, mostrando asombrosamente, en la medida de lo posible, una manera de llevar su enfermedad con sentido del humor, tanto en privado como en público. Pero es que además, la película contiene momentos conmovedores, llenos de emotividad, que si bien no han caído en sentimentalismos forzados con el único objetivo de buscar la lágrima fácil. El film es un canto a la vida con todo lo que eso conlleva, tanto positivo como negativo.
   Interpretación: Confesaré que sentí cierta decepción cuando Bradley Cooper, y sobretodo, Michael Keaton fueron privados del premio del reconocimiento de sus méritos, en favor de Eddy Redmayne. Ahora me trago mis palabras. Efectivamente, Cooper y Keaton estuvieron sobrados, pero es que lo de Redmayne era muy difícil de superar, y habría sido muy difícil de superar en las ediciones de los últimos diez años. Su actuación es prodigiosa, impresiona, cautiva, seduce, llena de gestos sutiles y contenidos, de miradas que te forman un nudo en la garganta. Y si, Redmayne es matricula de honor, Felicity Jones es notable alto. Quizá de no estar Julianne Moore en la "ecuación", habría tenido también una estatuilla adornando sus vitrinas.
   Escena (spoiler): No tiene precio cuando el médico le comunica que tiene dos años de vida, y que poco a poco perderá todo movimiento motriz. A lo que él contesta: “¿y el cerebro?". Claro, su mayor capacidad. O cuando intenta subir por las escaleras costosa e inútilmente intentando alcanzar a su hijo. Es todo un gusto ver una conferencia que con todo su humor y humildad, departe con una sala repleta de amigos y admiradores que le brinda un merecido aplauso de reconocimiento. Para mí la escena favorita es en la cual Stephen libera a su primera esposa de sus obligaciones y rompe a llorar. Es tan tierno como triste.
   LO PEOR: Gran fidelidad a una historia real, pero no totalmente. Se habla poco de su segundo matrimonio, cuyo desarrollo se ha dulcificado bastante en la película, ya que tuvo cierta polémica el trato que su segunda esposa tuvo con Hawking. Por otro lado, me hubiera gustado que se explicaran mejor las teorías del científico, así como sus aplicaciones en los diversos campos en los que intervino. Algo así como que se nos expusieran los usos de sus teorías en la ciencia contemporánea.
   CITAS: “Es como una religión para ateos inteligentes”. “¿Qué veneramos? Una sola ecuación unificadora que explique todo en el universo”. “Me molesta un poco la premisa del dictador celestial". “¿Qué tal si yo invierto el proceso hasta atrás para ver qué pasó al principio del tiempo?”. “Tus pensamientos no cambiarán. Solo que con el tiempo, nadie sabrá qué piensas”. "¿Quiénes somos?¿Por qué estamos aquí? Si llegáramos a saber eso sería el mayor triunfo de la razón humana pues entonces conoceríamos la mente de Dios".
   REFERENCIAS: Es bastante fácil buscar referentes. La interpretación de Eddy Redmayne me ha recordado poderosamente a la de Daniel Day Lewis en "Mi pie izquierdo". Pero la historia va más en la línea de la contada de otro eminente John Nash, en “Una mente maravillosa".
   CONCLUSIÓN: 8. Fantástica interpretación de Eddy Redmayne.




martes, 14 de julio de 2015

Escenas Míticas: Catástrofes naturales - El día de mañana





   Ya posteriormente con “2012”, Roland Emmerich se metió de lleno en el cine de catástrofes. De hecho, parecería que en “2012” hubiera desplegado todo lo que no había podido con “El Día de Mañana”, como si ésta fuera el ensayo de la que estaba preparando después. 




    Sin embargo, en mi opinión, “El Día de Mañana” me parece mejor conseguida. El principal motivo es que el argumento es mas creíble, por lo que al espectador le es más fácil empatizar con la situación. Y por tanto llegar a sentir algo cercano al miedo, al menos en cuanto a lo posibilidad de que lo narrado en la película pudiera darse en la realidad. 



   El motivo de ser mas creíble, es que al contrario de su posterior “2012”, aquí todo el problema está basado en un teoría científica que ya algunos (bastantes) especialistas en el tema manejaban, y aún lo hacen. Es por eso que el espectador se lo cree más, porqué de hecho, de alguna manera vivimos bajo la amenaza de que nuestra propia actividad desencadene un cambio climático que aniquile la vida en nuestro planeta. Aquí no se basaban en una profecía de una civilización extinguida de la que puedes ser más o menos consciente, desde el punto de vista popular. No, aquí el apocalipsis tiene una razón de ser, y una posibilidad. Aquí la tierra se revela contra sus habitantes y, como ya hiciera con los dinosaurios, desencadenará una nueva edad glaciar que nos borrará del mapa. 



   Veteranía y juventud se aunaban en el reparto del film. Al frente del protagonismo un actor tan solvente como efectivo, Dennis Quaid. Y un secundario de lujo, como Ian Holm (después de ser Bilbo en la Tierra Media). En el capítulo de promesas, Jake Gyllenhaal y Emmy Rossum. El primero es, probablemente, uno de los mejores actores de la actualidad ya más de diez años después de su colaboración aquí. Ella ha destacado más en el mundo de la televisión que en el cine, aunque también estuviera en otra película catastrófica como “Poseidón” 



   Emmerich contó con un presupuesto inferior al de “2012”, pero vamos que tampoco estuvo nada mal, alrededor de 120 millones de dólares. Claro que, como suele ser habitual, les salió rentable a los productores el confiar en él, pues los transformó en más de 500 millones de recaudación. 



   Tampoco la crítica se ensañó con la película, llegando incluso a recoger buenas opiniones acerca del producto. No es que fuera ensalzada pero se destacó el gran entretenimiento que suponía, los excepcionales efectos especiales, e incluso en proporcionar buenas dosis de suspense. 
   Personalmente creo que esta clase de cine es necesario, ya no solo para concienciarnos de lo pequeños que somos, sino porque el cine de entretenimiento hace su función. Además como habéis podido comprobar tiene unas muy buenas y espectaculares escenas.

domingo, 12 de julio de 2015

Top Personajes: Terminator





Nombre: Terminator.
Películas: “Terminator”, “Terminator 2, el día del juicio final”, “Terminator 3, la rebelión de la maquinas”, “Terminator Salvation”, “Terminator Génesis”
Intérpretes: Arnold Schwarzenegger, Robert Patrick, Kristanna Loken, Sam Worthington, Jason Clarke.
Frases: “No problemo”. “Sayonara, baby”. “Volveré”. “Está en vuestra naturaleza destruiros mutuamente”. “Ahora sé por qué lloráis, pero es algo que yo nunca podré hacer”. “Sois alterables, sois imperfectos. En cambio yo, preferiría sentir lo que sentís". “Ven conmigo si quieres vivir”. “Sólo lo aplazasteis, el Juicio Final es inevitable”. “Si murierais, yo resultaría inútil, y no tendría ninguna razón de existir”.

   En el futuro, las maquinas intentarán borrar la especie humana del planeta. Pero los hombres tendrán a un líder, John Connor, que los llevará a la victoria contra Skynet, la computadora madre que gobierna dichas maquinas. Por ello, manda ál pasado un Terminator, un robot con la misión de acabar con Sarah Connor, su madre, antes de que dé a luz a John. Con el tiempo, también los hombres mandarán a un Terminator para defenderlos.




























































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...