martes, 18 de abril de 2017

Los Libros de Zoe: Tokio Blues



   AUTOR: Haruki Murakami (Kioto, 12 de enero de 1949). Publicación: 1987. Género: Narrativa. Con esta novela, Murakami narró un enternecedor relato en relación a la llegada del amor adolescente y sus consecuencias, así como de las pérdidas que conlleva el paso a la madurez, a la edad adulta. “Tokio blues” supuso el reconocimiento definitivo del autor en su país, convirtiéndose en una especie de ídolo de masas en Japón provocando que la novela fuera un “best seller” casi de forma inmediata a su publicación.
   SINOPSIS: En un avión, Watanabe, escucha una vieja canción de los Beatles (la que da el título a la novela en su edición original) que le hace retroceder a su adolescencia, recordando a la insegura e inestable Naoko, pareja de su único y mejor amigo en su juventud Kizuki ,el cual se suicidó a los 17 años, hecho que les unió profundamente, convirtiéndolos más tarde en pareja. Sin embargo, la aparición de otra mujer en la vida de Watanabe conduce a este a la edad adulta,  a distinguir entre el atractivo y el desengaño en relación al sexo, el amor y la muerte. La cuestión es que ninguno de los personajes está capacitado para alcanzar el equilibrio entre los sueños propios de la juventud y la necesidad de encontrar su lugar en el mundo.
   PERSONAJES: Los personajes del libro son muy sensibles y melancólicos, con múltiples tonalidades, repletos de matices, inseguridades, con tendencia al desequilibrio y en permanente búsqueda de su propio yo.  Toru Watanabe: Narrador. Introvertido y  respetuoso. Naoko: Novia de Kizuki. Conoció a Watanabe a través de él. Bella, frágil y mentalmente inestable. Midori: Divertida, agradable, fuerte y punto de inflexión en la vida de Watanabe. Reiko: un cuando es un personaje secundario tiene mucho peso y por ello la he incluido. Compañera de Naoko en el psiquiátrico, madura y  buena consejera.
   LO MEJOR: Estamos ante una obra intimista y de corte muy nostálgico y melancólico. El protagonista recuerda su juventud y con ella los sentimientos encontrados, las relaciones fracasadas y las circunstancias positivas y otras traumáticas que marcaron su vida, tanto las positivas como las más traumáticas. Este tono nostálgico se aprecia a lo largo de toda la novela, principalmente a través del carácter apesadumbrado del protagonista, su descripción del Tokio nocturno y superficial de los sesenta, así como la descripción de las perturbadas personalidades de todos los personajes que rodean a Watanabe, todo ello embellecido por la  poética prosa que utiliza el autor. Toda esta amalgama le sirve a Murakami para exponer temas como la muerte (representada a través del suicidio de Kizuki), la sexualidad, la soledad, la introversión, el paso a la madurez y la necesidad de encontrarse a uno mismo. En otro orden de cosas, para los profanos en materia (entre los que me encuentro) respecto al mundo nipón, resulta muy curioso como refleja a la sociedad y el modo de vida en Japón, puesto que se encuentran muy bien descritos los barrios, las rutinas de ocio y cultura, la comida, el carácter freak (con todo mi respeto) de los japoneses e incluso la vestimenta quedan perfectamente recreados en esta novela, así como sus desgracias, haciendo especial mención al tema del suicidio en Japón (ya que este es uno de los principales problemas sociales del país).
   LO PEOR: Para algunos lectores en ocasiones el tono melancólico y la recreación de temas bastante escabrosos pueden conducir a que la obra les resulte deprimente, pero es que como ya he comentado, el pilar sobre el que se asienta es la nostalgia, los recuerdos. Por otro lado,  posee una carga sexual importante y para algunos puede resultar excesiva.
   CITAS: Soy de ese tipo de personas que no acaba de comprender las cosas hasta que las pone por escrito" " “La última sílaba quedó suspendida en el aire, como desgajada" "Despierta o dormida sus labios habían perdido todas las palabras" "Siempre estuve hambrienta. Aunque sólo hubiera sido una vez, hubiera querido recibir amor a raudales. Hasta hartarme. Hasta poder decir: ¡¡Ya basta. Estoy llena. No puedo más!!" “Aquella chica, hermosa como una muñeca y embustera como un demonio" "Lloviendo de esta forma, tengo la sensación de que sólo estamos nosotros tres en el mundo (...) ¡Ojalá continúe lloviendo eternamente y nos quedemos así para siempre" "No recuerdo haber vivido jamás una primavera tan amarga. Hubiera preferido vivir tres febreros seguidos “Me encanta cómo hablas. Como si estuvieras estucando la pared. Limpio. Fino" "Sé sacar el lado bueno de las personas. En resumen, soy como el rascador de una caja de cerillas".
   CONCLUSIONES: La novela atrapa desde el principio ya que el autor utiliza muy bien los recursos y las técnicas narrativas para mantener la intriga, el interés crece a medida que avanza la trama. Las situaciones no resultan previsibles en ningún momento. A mi parecer lo mejor de la novela son sus personajes tan atípicos y con filosofías de vida tan interesantes. Las descripciones de todo cuanto acontece son nítidas, vívidas, conformes al tono y a las sensaciones que Murakami quiere transmitir. En mi opinión estamos ante una novela verdaderamente fantástica, muy bien escrita, madura y que de una forma u otra provoca la reflexión de forma distinta en cada uno de nosotros. En definitiva, una novela peculiar totalmente recomendable y de altísima calidad literaria. Su adaptación al cine se produjo en 2010 a manos de  Tran Anh Hung, obteniendo críticas con calificaciones de 58/100 en Metracritic y un 74% en Rotten Tomatoes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...