jueves, 22 de octubre de 2015

El último cazador




FICHA TÉCNICA

Película: El último cazador (The hunter).
Dirección: Daniel Nettheim.
País: Australia.
Año: 2011.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Willem Dafoe, Sam Neill, Frances O’Connor, Sullivan Stapleton, Dan Wyllie, Callan Mulvey, Morgana Davies.
Guión: Alice Addison y Wain Fimeri; basado en la novela de Julia Leigh.  
Producción: Vincent Sheehan.
Música: Andrew Lancaster, Michel Lira y Matteo Zingales.
Fotografía: Robert Humphreys.
Distribuidora: Porchlight Films.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Un cazador a sueldo recibe el encargo de encontrar el último tigre de Tasmania. Pero cuando llega al lugar, no tiene más remedio que alojarse en la casa de un zoólogo desaparecido con la mujer de éste y sus dos hijos.
   LO MEJOR: Pertenece a ese cine de poco diálogo más basado en las evocaciones de imágenes, en el significado de los silencios por encima de las palabras, y es por ello que la pantalla se nutre de numerosos exteriores naturales realizados con una fotografía exquisita, incluso con cierto tono documental. La temática de la película se divide en dos. Por un lado, la vertiente ecológica, casi a modo de denuncia donde se intuye (aunque no explícitamente) que todo es un oscuro negocio de intereses creados alrededor de la naturaleza y sus recursos, desde el punto de vista de las grandes farmacéuticas y el dinero que mueven las patentes (La industria farmacéutica es la segunda por detrás tan solo de la armamentística) como de lo pueblos de aledaños de algunos parajes protegidos a cuyos habitante solo les importa subsistir aun a cuenta de la desaparición de éstos. Y por otro lado, nos muestra la transformación de una persona por la fuerza y la belleza del entorno natural al que se ve abocado y que utiliza como redención por sus actos en el pasado. Destacar la hermosa banda sonora.
   Interpretación: No es que haya muchos personajes. Es Willem Dafoe quien “se lo guisa y se lo come” y desde luego no parece que se eche en falta a nadie. Dafoe está soberbio, así de rotundo, tanto en su vertiente de hombre frío y duro como en un cambio hacia una persona de mayor sensibilidad y/o vulnerabilidad ante los peligros que está sufriendo el medio ambiente. No obstante, se me antoja que se podía haber sacado mayor rendimiento al personaje de Sam Neill, actor que esta habitualmente muy desaprovechado.
   Escena (spoiler): Los primeros síntomas de ablandamiento del personaje que interpreta Dafoe son las interacciones con los niños y su relación con la madre de éstos, síntomas que se confirman en la fiesta en la cual celebran la prohibición de la tala de árboles. Pero la crudeza llama a la puerta tras una tensísima escena de duelo con el “matón” que viene a acabar con él (Dafoe), vuelve a la casa que ha sido incendiada mientras se encontraban dentro sus recientes seres queridos. Y, por supuesto, la dramática caza del tigre de Tasmania, dura y emotiva a partes iguales.
   LO PEOR: Esa ausencia de diálogos y ese ritmo contemplativo y descriptivo, y como ya he señalado, rozando el documental, pueden hacer que la película resulte algo lenta y bueno, argumentalmente algunos tramos del film podrían haberse resuelto mas satisfactoriamente, sobre todo para aquellos que son enemigos de distintas interpretaciones, puesto que rebosa de ambigüedad.
   CITAS: “Tendrás que dar con una especie que muchos dan por extinta”. “Se resbalaría, se rompería una pierna, se moriría de hambre y se convertiría en pasto de los demonios”. “Es un trabajo importante, no hay errores que valgan”.
   REFERENCIAS: Pues la actitud intimidatoria de los habitantes del lugar me recuerda a “Deliverance” (“Defensa”) pero el mensaje de la película tiene más que ver con títulos como “Los últimos días del Edén” o “Gorilas en la Niebla”
   CONCLUSIÓN: 7. Un gran Dafoe a medio camino entre la redención humana y la denuncia social.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...