domingo, 18 de octubre de 2015

Regresión




   FICHA TÉCNICA

Película: Regresión.
Título original: Regression.
Dirección y guión: Alejandro Amenábar.
Países: España y Canadá.
Año: 2015.
Duración: 106 min. 
Género: Thriller, policiaco, terror.
Interpretación: Ethan Hawke, Emma Watson, David Thewlis, Devon Bostick, David Dencik, Lothaire Bluteau
Producción: Alejandro Amenábar, Fernando Bovaira y Christina Piovesan.
Música: Roque Baños.
Fotografía: Daniel Aranjó.
Distribuidora: The Weinstein Company

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Un hombre se presenta en una comisaría de policía y se confiesa culpable de un crimen pero no lo recuerda. Con ayuda de un psiquiatra, utilizarán una técnica llamada regresión para desbloquear su mente.
   LO MEJOR: Tras su peripecias dramáticas en el biopic de denuncia (“Mar Adentro”) e histórico (Hipatia - “Ágora”), Alejandro Amenábar vuelve al género que más le gusta y por el cual se dio a conocer, el thriller de suspense e intriga. La película que nos trae es como un cubo de Rubick, de tal manera que para componer una cara del mismo color, a menudo caemos en el error de descolocar las otras. Porque el argumento del film esta trabajado, no tiene fisuras, es cine de verdad. No hay trampas ni trucos baratos, pero si importantes giros en ese cubo del que hablábamos en los que no podemos despistarnos o caer en el desconcierto. La narración posee cuantiosos detalles del cine del director español, como siempre muy hitchcockianos (su gran referencia), con un suspense que no decae, en una tensión constante. Amenábar mueve la cámara impecablemente, le da un uso vital al tratamiento del sonido y la música y ambienta la historia en una fotografía gris, opresiva y asfixiante.
   Interpretación: Si a la espléndida labor de Amenábar en la dirección de actores la unimos con un competente nivel del reparto, el resultado es bastante satisfactorio. Ethan Hawke está como siempre, es decir, efectivo. Es difícil verle fuera de sitio en un papel y nuevamente cumple. Por otro lado Emma Watson ha dejado claro que ya no es la “Hermione” de Harry Potter y se ha sacudido ese encasillamiento con un poderoso puñetazo en la mesa. Sin embargo, tengo la impresión de que se podría haber explotado mejor a otro de los actores que no hacen mucho ruido pero que siempre realizan un buen trabajo, como es el caso de David Thewlis, el psiquiatra.
   Escena (spoiler): Hay escenas que tienen un suspense brutal, como cuando el protagonista es sorprendido en la cama por las maquilladas y encapuchadas caras de los integrantes de la secta. O los consiguientes sueños (pesadillas) en los que forma parte de un espeluznante ritual satánico. El giro final “made in Amenábar” es la revelación en la que descubrimos que toda la historia es una invención de Watson (Ángela), que no deja de ser irónico el nombre, para comprender lo que está pasando.
   LO PEOR: Básicamente el principal problema es que cuando un director mantiene una filmografía del nivel de Alejandro, la sobregeneración de expectativas puede ser un incipiente handicap. Es por esto, que cuando acostumbras al público a finales muy impactantes, y llegas con uno que no lo es tanto puede haber cierta decepción.
   CITAS: “Los recuerdos están tras una puerta de la cual no estan difícil encontrara la llave”. “Esto forma parte de algo más grande”. “- Esto no puede ser real. - Claro que no es real”.
   REFERENCIAS: Amenábar conecta con otros títulos de su obra. Por un lado vuelve a tratar un tema considerado real pero que tiene mucho de leyenda urbana, como ya hizo en Tesis, con las “snuff movies”. Y también recuerda el tono onírico de “Abre los ojos”. En el tono, me recuerda a la primera temporada de “True detective”. Se detectan también algunos (solo algunos) nexos con “Los sin nombre”, de Balagueró.
   CONCLUSIÓN: 7’5. Amenábar vuelve al suspense escarbando en la psique humana.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...