martes, 13 de octubre de 2015

Los libros de Zoe: El ocupante



   Autor: Sarah Waters (Gales en 1966). Género: gótico, terror. Publicacion:2011. Considerada como una de las mejores escritoras inglesas del momento. Sus libros siempre cosechan las mejores críticas y las ventas suelen acreditarlo. Asimismo en sus novelas realiza una autentica sátira tanto de la sociedad victoriana, como de la Inglaterra, que resistió la II Guerra Mundial. No obstante y aun cuando maneja esos conceptos una vez más (como en sus anteriores novelas), en “El ocupante” se ciñe a la clásica narrativa de fantasmas.
   Sinopsis: Hundreds Hall es una mansión desolada después de la II Guerra, nada queda del lujo ni las fiestas de antaño. Sus propietarios, la familia Ayres, se resisten a abandonarla superando los problemas económicos que eso conlleva, pero se ven obligados a contratar a un doctor para que trate a Betty (la criada), que se encuentra enferma porque siente que "algo extraño" se cierne sobre la mansión. Cuándo el doctor llega a la casona, únicamente encuentra una la sombra de lo que fue, llena de paredes desconchadas, muebles desvencijados y un jardín descuidado, muy distinto al que conoció en otra época, puesto que había estado allí de pequeño (al ser su madre una las criadas de la casa) colándose un día en la mansión, y hechizado por tanta belleza, rompió una moldura de los adornos de uno de los pasillos, llevándosela consigo como si fuera un tesoro. En la vivienda se escuchan ruidos inexplicables y se ven sombras fugaces, se incendian muebles y se mueven los objetos, encuentran marcas de fuego y marcas de arañazos en las paredes o en el suelo y las cosas más cotidianas se convierten en perversas, lo que provocara el progresivo trastorno mental de todos y cada uno de los miembro de la familia.
   Personajes: La señora Ayres: Dama elegante, aunque viva entre paredes desconchadas, que conserva su dignidad rodeada de alfombras ajadas y ropas viejas. Roderick: Hijo de la Señora Ayres, ha vuelto de la guerra tullido, lleno de complejos, nervios y sufrimiento. Se ocupa como puede de la casa y para no tener que renunciar a ella se dedica a vender las tierras que aun poseen. Caroline: Hermana de Roderick, extravagante y un tanto andrógina, independiente y encantadora a partes iguales, vuelve a Hundreds Hall para ayudar a su hermano, pero a su alrededor, parece que habitase otra presencia. Faraday: protagonista y narrador, que acude a Hundreds Hall para curar la posible enfermedad de la tierna sirvienta. Betty: la criada de hogar, la joven no está tranquila en la casa y percibe sombras y voces que no deberían estar ahí, aunque nadie la cree.
   Lo mejor: Escrita con un estilo elegante, minucioso y detallista, la obra revela la destreza de Sarah Waters para crear y desarrollar escenas, así como la psicología de sus personajes. Argumento sólido, trama muy bien fraguada, siniestra y repleta de complejas tramas sentimentales que atrapan y, que en ocasiones, pueden asfixiar tanto a sus personajes como al lector, que pese a ello, se encontrará cautivado por todo el entramado. Aquel que no haya leído la novela está de enhorabuena, puesto que va a afrontar una lectura aterradora y enormemente manipuladora. Una delicia. El siniestro “ocupante” va apropiándose paulatinamente de todos los rincones de una decadente mansión y de la vida de sus habitantes. Como afirma su autora "En la tradición de las historias de fantasmas, el libro presenta una brecha entre lo que se narra y lo que acontece”. La obra se desliza a través del límite entre lo sobrenatural y lo psicológico/patológico, combinando lo terrible con una sagaz reflexión social. Una novela emocionante, turbulenta e incomparablemente entretenida. Extraños crujidos y manchas en las paredes de la mansión, campanillas que suenan sin motivo aparente, muebles que cobran vida propia desplazándose a su antojo. El clima de la novela se vuelve cada vez más opresivo y asfixiante, en contraste con el siempre escéptico relato del médico, que es que el narra la historia al lector, con lo que todo lo sabemos según su perspectiva. El final de “El ocupante” arrasa y sorprende por su simpleza, y al mismo tiempo por su tremenda complejidad.
   Lo peor: Si el lector espera una novela típica de apariciones, probablemente se desilusione en las primeras páginas de la novela, ya que el elemento sobrenatural no aparece por ningún sitio. Asimismo es probable que decepcione a quienes esperen una historia llena de emociones fuertes al uso de los cuentos de terror; pero compensará inmensamente a quienes se entusiasman con las historias de misterio del alma humana y sus recovecos. Por otro lado, el protagonista puede resultar, en algunos momentos cargante y pusilánime. Dada la complejidad de tan ambicioso tapiz, supone un reto narrativo al tiempo que algunas veces parece perderse en detalladas descripciones de ambiguo valor, o maneja a su protagonista con insuficiente claridad, hasta el punto que el lector desconoce qué hace o adónde se dirige.
   Citas:” Chist! ¿Qué ha sido eso? En el piso de arriba… Habrá sido el viento. ¡Pero si está todo en calma!” “ Chissst… ¡otra vez! ¿Quién es? No hay nadie más…”. “Pero, entonces… ¿qué es ese ruido como de pasos? ¿Y esa mancha negra en medio de la pared…?
   Conclusión: Estamos ante una novela de ritmo acompasado, en que el misterio va llegando poco a poco. La mansión es uno de los personajes principales, y como un personaje mas, consigue que la ambientación sea oscura y de corte gótico, aunque actual, administrando perfectamente las dosis de elementos sobrenaturales. Algunos capítulos son especialmente perturbadores. Desde luego la autora no se corta a la hora de describir escenas espeluznantes y el miedo evoluciona in crescendo, consiguiendo un terror de alta intensidad y muy inquietante. Los personajes están perfectamente perfilados. Reina un ambiente de confusión, de desconcierto y tinieblas, típicos de la literatura gótica clásica. Entiendo que las casas encantadas son un tema trillado hasta la saciedad y sin embargo tienen un encanto que nos hace volver a ellas una y otra vez. Esta novela, viene a engrosar la lista de tantas y tantas obras grandiosas, situadas en hermosísimos caserones, tanto clásicas como" contemporáneas. La autora narra con sutileza los sucesos acaecidos en la mansión y, sin embargo, se mantiene al margen al final, dejando al lector que saque sus propias conclusiones. Este deberá decidir cómo quiere interpretar la historia y su final. Ha sido considerada por el maestro del género del terror, Stephen King, como el mejor libro que ha leído durante el año (declaraciones del año 2011), y la propia autora incluye entre sus referentes a Henry James, Edgar Allan Poe o las hermanas Brontë, así como las clásicas películas de terror inglesas, y más recientemente, cita dos títulos firmados por directores españoles: "Los otros" y "El orfanato".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...