domingo, 19 de marzo de 2017

Animales nocturnos



   FICHA TÉCNICA

Película: Animales nocturnos.
Dirección: Tom Ford.
País: USA.
Año: 2016.
Duración: 115 min.
Género: Thriller. Drama.
Interpretación: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon, Armie Hammer, Isla Fisher, Michael Sheen, Laura Linney, Kristin Bauer van Straten, Karl Glusman, Ellie Bamber, Toni French, Amanda Fields, Karli Karissa, Carson Nicely, Lee Benton, Imogen Waterhouse, Jena Malone.
Guión: Tom Ford (Novela: Austin Wright).
Producción: Tom Ford, Robert Salerno.
Música: Abel Korzeniowski.
Fotografía: Seamus McGarvey.
Distribuidora: Universal Pictures.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Una mujer de vida acomodada en la clase social alta, recibe un paquete de su antiguo marido donde la pide que lea su última novela. En su lectura, se sumerge en la dureza del relato y comienza a recordar cosas del pasado que creía olvidadas.
   LO MEJOR: Va a haber que tener muy en cuenta el nombre de Tom Ford,  ya no solo como director sino también como guionista,  pues él mismo ha sido quien ha adaptado la novela de Austin Wright para realizar esta película, que no olvidemos que es tan solo la segunda. Resalto ésto porque el guión es la base de ésta, no exento de generosa complejidad, distribuyéndola mediante tres hilos argumentales saltando del presente al pasado, de la realidad a la ficción. Una historia dura y sórdida que habla de traición, de desamor y de venganza, sin olvidarse de su porción de crítica donde denuncia la frivolidad y superficialidad de la clase social alta pero no centrándose en ella más de lo debido. Ford recurre a la “historia dentro la historia” para sumergimos  en las metáforas que se dan en el segundo como nexos en un mensaje cargado de simbolismo, donde cada personaje representa algo más profundo de lo que aparentemente parece, donde hay varias posibles lecturas. No se olvida en absoluto Ford de la estética haciendo gala de su pasado como director creativo de Gucci e Yves Saint Laurent, con planos que parecen auténticos frescos de pintura, encuadres calculados al milímetro muy apoyados en un sofisticado diseño y en una influyente fotografía bajo el manto de una gran banda sonora.
   Interpretación: Jake Gyllenhaal y Amy Adams tienen varios aspectos en común. Es realmente difícil verlos mal en un papel, tremendamente versátiles y sus trabajos son impecables. Y ambos, incompresiblemente no tienen Oscar. Sus interpretaciones aquí, doble en el caso de Gyllenhaal, no son una excepción. Pero eso ya lo sabíamos. Sin embargo, en este caso, el atractivo tiene más relevancia en el rol de los secundarios. Michael Shannon probablemente sea uno de los mejores actores de reparto de la actualidad. Su personaje se convierte en un principal gracias a su actuación. La sorpresa me la he llevado con Aaron Taylor-Johnson, muy alejado de sus papeles típicos y de su faceta adolescente de “Kick Ass”.
   Escena (spoiler): Toda la parte del secuestro es de una tensión que corta la circulación, que sientes la presión en el pecho. Pero no hay que olvidarse de ciertos planos muy artísticos antes y después. Como el prólogo, que bien podría simbolizar los excesos de la clase alta. O cuando encuentran los cuerpos desnudos de la mujer e hija del protagonista de la novela sobre un sofá rojo y un fondo de basura. Toda una pista. La conversación de Amy Adams con la que interpreta a su madre, Laura Linney, no tiene desperdicio. Y, por supuesto, la venganza final de Gyllenhaal, tanto en la ficción,  matando a Taylor-Johnson, quien representa los desagravios contra él de Amy Adams en el pasado. Y en la realidad, dejándole precisamente a ella plantada en la cita.
   LO PEOR: No es en absoluto una película ni cómoda ni agradable. Y su estructura no tiene ninguna linealidad convencional. No tiene un significado literal sino críptico y eso la limita a un público lejos del global.
   CITAS: “Cuando ames a alguien debes tener cuidado con él. Puede que nunca lo vuelvas a tener”. “Las cosas que ahora amas de él, son las cosas que vas a odiar”. “Es cuestión de cuánto quieras que se haga justicia”. “Es divertido matar gente. Deberías intentarlo alguna vez”. “Realmente quería a la persona que pensabas que eras”. “Todas nos convertimos en nuestras madres finalmente”. “Estoy salvando cosas que finalmente morirán”.
   REFERENCIAS: Muchas influencias.  He visto la América profunda de los Coen en “No es país para viejos”, la sordidez de Peckinpah en “Perros de paja”, el simbolismo de David Lynch y ciertos enlaces tanto estéticos como de denuncia social con “The Neon Demon”.
   CONCLUSIÓN: 8. Guión cargado de metáforas y simbolismo, aderezado por excelentes interpretaciones y el talento creativo de Tom Ford.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...