martes, 19 de enero de 2016

Los libros de Zoe: Una investigación filosófica



AUTOR: Philip Kerr (Edimburgo en 1956). Publicación: 1996. Género: Ficción/Ciencia-ficción. “Una investigación filosófica” recuerda a autores como Orwell, Huxley o  Bradbury.
SINOPSIS: En un futuro cercano, el gobierno británico se ha adelantado al europeo en el perfeccionamiento de un programa, el “Lombroso” (como el criminólogo italiano) para detectar a aquellos individuos que no poseen activa la zona del cerebro correspondiente a la inhibición de la agresividad, es decir, se está al corriente quienes tienen un serio potencial para convertirse en asesinos en serie. Todos ellos reciben nombres en clave para mantener el anonimato, pero uno de ellos Ludwig Wittgenstein (como el famoso filósofo austriaco y carátula de la novela con su foto salpicada de sangre) logra borrarse de dicho fichero policial.
PERSONAJES: Wittgenstein: el asesino de la historia. Aun aceptando una su predisposición genética a la agresividad, su detonante es la comprobación de su condición de NVM-negativo (predisposición a cometer actos criminales), lo que desata su locura y falta de control  que intenta justificar de un modo “filosófico”. Jakowitz  (Jake): inspectora de policía experta en crímenes en serie contra mujeres que se ve inmersa en un nuevo tipo de caso al tener que descubrir a un asesino en serie que considera sus actividades como un juego filosófico. Fuerte y valiente, no oculta su r
esentimiento hacia los hombres y es retada por el criminal a un duelo personal e ideológico. 
LO MEJOR: No estamos ante una sociedad militarizada o totalitaria al estilo de “1984”, más bien al contrario, es una sociedad democrática y perturbadoramente actual. El atractivo de la novela es innegable. Sin entrar en consideraciones científicas y morales, lo más interesante desde mi punto de vista es el planteamiento del funcionamiento de la mente de un asesino que no lo era hasta que descubre que tiene una predisposición genética para serlo lo que lo convierte en un criminal perverso.  "Una investigación filosófica" se cimenta en la estructura clásica de policía busca asesino, en este caso, un asesino en serie. La originalidad radica en los perfiles de ambos protagonistas, nada sencillos y que se alejan de los tópicos, en particular en el caso del criminal, que apodado como Wittgenstein, desarrolla toda una sangrienta y maquiavélica visión del propio filósofo y de su aparataje ideológico. El psicópata presentado por Kerr juega a ser filósofo, como el Hannibal Lecter de Thomas Harris jugaba a erudito. Además, Kerr compagina la acción con notas íntimas del asesino repartidas entre confesiones y reflexiones filosóficas, principalmente centradas en Wittgenstein. Asimismo, hay dos narradores, por una parte se narra en tercera persona las acciones y los pensamientos de Jake y por otra, está el diario del asesino. Esta novela es tan difícil de resumir como de clasificar.
LO PEOR: El gran hándicap de esta novela es retomar el tema del "psicópata cautivador", e intentar añadir cosas nuevas a un contexto narrativo ya muy implantado en el imaginario popular, es decir, la figura del serial killer que son prácticamente arquetípicos. No obstante, el autor lo supera y su ambición se ve recompensada.
CITAS: “Tanto la investigación policial como la filosofía parten de la idea de que hay una verdad que puede descubrirse. Nuestras respectivas actividades (la de la inspectora y del filósofo) se basan en la existencia de determinados indicios que debemos reunir para construir la verdadera imagen de la realidad. El núcleo central de nuestros respectivos empeños es la búsqueda de sentido, de una verdad que, por algún motivo, está oculta. Una verdad que existe detrás de las apariencias”. “El intento de justificación del asesino, se basará en “El sueño de la razón produce monstruos” de Goya. Los monstruos que aparecen en el grabado ­– dice el asesino- son simbólicos”. “Tanto la investigación policial como la filosofía parten de la idea de que hay una verdad que puede descubrirse. Nuestras respectivas actividades se basan en la existencia de determinados indicios que debemos reunir para construir la verdadera imagen de la realidad”. “mientras la comisión de un crimen es algo natural, la tarea del detective –al igual que la del filósofo- es antinatural e implica el análisis crítico de diversas presuposiciones y convicciones, así como el cuestionamiento de ciertas presunciones e intuiciones”. “Evito utilizar palabras como crimen, asesinato y homicidio por razones obvias. Las palabras pueden significar cosas distintas. El lenguaje disfraza el pensamiento, hasta el punto de que en ocasiones no es posible determinar la acción mental que lo ha inspirado. Así que me referiré a esos actos como ejecuciones. Es cierto que no cuentan con la sanción oficial de la ley según el esquema del contrato social, pero la palabra ‘ejecución’ permite evitar cualquier matiz peyorativo respecto de lo que es, después de todo, la obra de mi vida”.
CONCLUSION: Considerar si esta novela entra o no de pleno en el campo de la ciencia-ficción es complicado. Las implicaciones morales del hecho de restar años de vida a una persona como castigo (algo, evidentemente, más barato que mantenerle consciente en una cárcel) son ampliamente debatidas en la novela, así como la popularización de la realidad virtual, que es asumida como una especie estupefaciente. La propuesta del programa Lombroso que consiste en suprimir a los criminales natos, adultos o no, es peligrosa, y se encuentra muy cercana al nazismo. Por otro lado, el lector puede llegar a pensar que para ser asesino en serie, hace falta mucha inteligencia, y si lo completamos con altas dosis de acción trepidante, nos encontramos con una novela muy atractiva que no puede dejar de leerse hasta que se llega al final. En esta novela discute si es legítimo intervenir de acuerdo a presupuestos genéticos aunque sea para prevenir la violencia en favor del bienestar social. ¿Es moralmente correcto que una persona o institución retire a potenciales asesinos de alta peligrosidad? En la novela se expone que la filosofía y la investigación policial tienen mucho en común. Es un libro que atrapa al lector. Pedagógico y sombrío a la vez, brillante y extraño y que obliga a pensar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...