domingo, 30 de junio de 2013

Tránsito


 
 
FICHA TÉCNICA

 

Título: Tránsito.
Dirección: Marc Forster.
País: USA.
Año: 2005.
Duración: 99 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Ewan McGregor (Sam Foster), Naomi Watts (Lila), Ryan Gosling (Henry), Bob Hoskins (Dr. Leon Patterson), Janeane Garofalo (Dr. Beth Levy), Kate Burton (Sra. Letham), Elizabeth Reaser (Athena), B.D. Wong (Dr. Ren), Amy Sedaris (Toni).
Guión: David Benioff.
Producción: Arnon Milchan, Tom Lassally y Eric Kopeloff.
Música: Asche & Spencer.
Fotografía: Roberto Schaefer.
Montaje: Matt Chessé.
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Dirección artística: Jonathan Arkin.
Vestuario: Frank L. Fleming.
 
   CRÍTICA

   SINOPSIS: Sam Foster es el psiquiatra de un chico desequilibrado mentalmente y que un día le dice que en tres días va a suicidarse. Sam intentará evitarlo pero las situaciones a las que se verá sometido le harán dudar de que es realidad y que ficción.
   LO MEJOR: Maneja una trama sumamente interesante que utiliza como anzuelo la incertidumbre de saber que está pasando realmente y el porqué de los hechos que se están dando que , por otro lado, van al límite de hacer al espectador que se desenganche de pura confusión. Al fin y al cabo, propone un juego que consiste en encontrar las piezas de un rompecabezas para poder ensamblarlas y así entender el mensaje. El tema, básicamente, trata sobre la teoría de que en el paso de la vida a la muerte hay un paso, un periodo de transición en el que las almas de las personas no tienen muy claro donde están.
   Interpretación: El trío protagonista es de bastante crédito y lleva sus actuaciones con sobrada solvencia. Ewan McGregor es quien asume más tiempo en pantalla. No se arruga y eso que el personaje tiene su complejidad. Tampoco está mal Naomi Watts, actriz de generoso talento, y muy dotada para las escenas dramáticas. Y no es menos Ryan Gosling, del que ya hemos hablado en varias ocasiones en el blog y que considero uno de los actores más interesantes de su generación.
   Escena (spoiler): Hay numerosas secuencias que te dejan con sensación de estar viviendo una paranoia. Como ver a McGregor subir y bajar unas escaleras y terminando en el lugar de origen. Todo empieza a complicarse cuando en medio de una sesión de terapia psicológica, aparece Bob Hoskins como padre de Ryan Gosling. El tema es que éste último sostiene que su padre estaba muerto. Y el final “revelador”, si se puede decir así, en el que, tras un accidente, Gosling se sienta en la carretera. Cada uno que interprete lo que quiera.
   LO PEOR: Como digo, la confusión, en ocasiones, es de tres pares de narices. Hay fases donde directamente no sabemos por donde andamos ni porque pasa lo que pasa. No voy a engañar a nadie, es una rayada para aquellos que les gusten las películas no lineales, de ver con papel y lápiz al lado y de las que viéndolas una segunda y una tercera vez, le sacas más cosas (lo cual no está mal).
   CITAS: El arte malo es más trágicamente hermoso que el bueno porque documenta el fracaso humano”. “¿Puedes imaginar odiar tanto tu vida que quieres tener una hoja de repuesto?”
   REFERENCIAS: No en forma, ni entorno ni ambientación onírica pero si en argumento, recuerda a cierto cine de David Lynch. Más en concreto a “Mullholland Drive” pero con una puesta en escena menos fantasiosa, más hacia el thriller psicológico.
   CONCLUSIÓN: 8. Un rompecabezas sumamente interesante.

 
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...