martes, 16 de febrero de 2016

Tenemos que hablar de Kevin




   AUTOR: Lionel Shiver (1957, USA). Género: Terror psicológico. Publicación: 2003. Tras varias novelas, en el año 2005 ganó el prestigioso Premio Orange con "Tenemos que hablar de Kevin", una novela que ha motivado fuertes polémicas y se ha convertido en best seller internacional. Como curiosidad, en principio, fue rechazado por 30 editoriales y hoy es considerada una obra de culto.
   SINOPSIS: Eva es la madre de un psicópata, Kevin, que provoca una matanza de adolescentes y profesores en su instituto, además de asesinar a su padre y a su hermana. Esto no desvela para nada el libro, puesto que la trama se centra en todo lo ocurrido anteriormente al terrible suceso.
   PERSONAJES: Los personajes están magistralmente trazados. Eva: la madre. Autora y editora de guías de viaje, felizmente casada desde hace años con Franklin. Kevin: su hijo, representación de la maldad absoluta. Kevin es el característico bebé difícil, que atormenta con sus llantos, que no quiere comer, el terror de las niñeras, más adelante en un adolescente insufrible al que solo le interesa la belleza de la maldad. Franklin; el padre, que sería la plasmación del dicho "no hay mayor ciego que el que no quiere ver"  puesto que es incapaz de asumir que su hijo es consciente de las atrocidades que provoca.
   LO MEJOR: Está muy bien narrado y con un estilo muy directo, duro y sincero. A través de sus padres descubrimos a un niño frío y despiadado, que no conoce la empatía ni de lejos y lo escalofriante es que se nos presenta de forma muy real.  Esta carencia de empatía, premeditación y manipulación nos lleva a pensar en la psicopatía, pero ésta no puede ser diagnosticado en menores de 18 años y existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de 15 años, de esta forma es muy claro el trastorno que tiene Kevin a su edad. Desde pequeño muestra actitudes, digamos peculiares y sobrecogedoras. Asimismo, es un libro intensamente reflexivo que satiriza cuestiones como la venta de armas en Estados Unidos, junto con la educación prohibitiva y correctora, así como el poder de los medios de comunicación y su inclinación por los sucesos escabrosos, que pueden llegar a contribuir a dar fama a adolescentes rabiosos contra el mundo que canalizan su furia provocando crímenes de forma indiscriminada. El libro se estructura a través de una sucesión de cartas que va escribiendo Eva  a su marido, desvelándose a posteriori todo lo acontecido  y todo lo que había sucedido anteriormente con Kevin, hasta el fatal desenlace. Grandiosa  y soberbia literatura que nos provoca un gran impacto emocional.  “Tenemos que hablar de Kevin” es una radiografía del mal. Ni sobra nada, ni falta nada. El final está cerrado desde el principio, sin embargo las últimas cartas consiguen que el lector se replantee todo lo que ha ido leyendo.
   LO PEOR: De lo más duro y doloroso que he leído. Quizá a algunos pueda resultarle lento en algunas ocasiones, pero aun así mantiene la duda hasta el final.
   CITAS: "¿Qué locura se apoderó de nosotros? ¡Éramos tan felices... ¿Por qué arriesgamos cuanto teníamos en ese juego atroz de tener un hijo? Me doy cuenta de que te parecerá sumamente blasfemo el simple planteamiento de esta pregunta"” ¿Qué pueden hacernos nuestros hijos? Para empezar, partirnos el corazón. También, avergonzarnos y llevarnos a la ruina. Y, por mi experiencia personal, puedo dar fe de que son capaces de hacernos desear no haber nacido. “Le quedan por cumplir cinco penosos años de cárcel, y no puedo pronosticar cómo será cuando salga” “Mi historia es, prácticamente, lo único que tengo hoy a mi nombre... Pero una historia es mucho más de lo que la mayoría de la gente llega a tener en su vida. Todos ustedes, los que me están viendo ahora, están atentos a lo que digo porque tengo algo que ustedes no tienen: un argumento que compré y pagué... Quieren mi historia. Sé cómo se sienten porque, sí, yo también sentía antes lo mismo. La televisión, los videojuegos, las películas, las pantallas del ordenador... El 8 de abril de 1.999 salté a la pantalla. Pasé a ser uno de los mirados. Y desde entonces conozco el sentido de mi vida. Soy una buena historia"
    CONCLUSION: Una novela distinta, profunda, es como una estaca en corazón, un bofetón en la cara, y que  mantiene la tensión hasta el final. Un tiovivo de sentimientos y emociones, cargado de psicología. Una auténtica novela de terror y suspense. El libro no se centra en el hecho trágico en sí, esto es, la masacre perpetrada por Kevin que desconocía que poco después su “proeza” sería repetida e incluso superada por dos jóvenes (Columbine) y que trunca su esperanza de ser famoso. El libro sirve para realizar un análisis del mal y de la mente sociópata. Este análisis se realiza entre líneas, junto con la influencia de los medios de comunicación y la violencia siempre presente en la televisión, los videojuegos, etc. Relata los hechos de forma razonada, desmenuza todos aquellos detalles, todas aquellas pistas que Kevin fue dejando a lo largo de los años y que pronosticaban su perversidad, pistas que muchos no percibieron, al contrario que su madre y que sin embargo no hizo nada al respecto. Todo ello convierte la novela en puro terror. Lo que  perturba y mucho es asistir al hecho de ver crecer a un sociópata y el entorno en el que se le educa. ¿Era Kevin malo al nacer o se hizo cruel con el tiempo? ¿Tiene razón Kevin cuando afirma que lo que vende en la televisión y en el cine son las tragedias y los asesinatos? A lo largo de la lectura no dejaremos de preguntarnos ¿por qué lo hizo? y sólo al final,  cuando Eva le pregunta a Kevin "Mírame a los ojos y dime por qué”  lo sabremos. Si queréis saber lo que responde tendréis que leer el libro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...