martes, 24 de noviembre de 2015

Los libros de Zoe - Fahrenheit 451




AUTOR: Ray Douglas Bradbury (1920 - 2012). Publicación: 1953. Género: Ciencia ficción. Novelista estadounidense. Alcanzó la fama con la recopilación de sus mejores relatos en la novela Crónicas marcianas (una serie de narraciones en las que lleva a cabo una sátira de la sociedad y la cultura actual). En 1953 publica Fahrenheit 451, su obra más emblemática y que lo encumbró como uno de los mejores autores de ciencia ficción de la historia. Bradbury critica ferozmente en la novela la censura y la tecnología. En 1988 fue nombrado Gran Maestro Nébula (Los Premios Nébula los concede desde 1965 la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción de América  y está considerado el Nobel de la ciencia ficción, a diferencia de los Premios Hugo, en éstos se premia la calidad literaria).
   SINOPSIS: Otro clásico de la literatura utópica que, en este caso, tiene lugar en un futuro carente de libros. El título alude a la temperatura a la arde el papel. Guy Montag es un bombero pero en la sociedad recreada por Bradbury su trabajo consiste única y exclusivamente en la quema de libros, ya que están prohibidos puesto que son los causantes de las desavenencias y sufrimientos en la sociedad. Así, es perseguido y amenazado de muerte hasta que logra escapar de la ciudad y emprende un nuevo camino junto a otras personajes, como la gran mayoría académicos apartados de la colectividad, al no ser ya necesarios para transmitir enseñanzas y conocimientos, constituyéndose ellos mismos como libros ambulantes y encargados de ser los únicos capaces de preservar, para las generaciones venideras, los conocimientos perdidos.
   PERSONAJES: Guy Montag: uno de los bomberos, convencido de que su función es la correcta, sumergido en esa inexistente felicidad, hasta que se encuentra con Clarisse: es una joven diferente, competente, capaz de observar y asombrarse por todo lo que la rodea y sobre todo capacitada para cuestionar todo y a todos y que consigue con su frescura que Guy recupere el placer por la lectura. Dicha circunstancia lo lleva a revelarse contra el sistema y  contra su jefe Beatty: bombero y que desempeña todos los cánones utópicos del gobierno, y es por ello que dada la situación en uno de los capítulos del libro hace una visita a Guy y explica el porqué es necesaria su labor como bombero la  cual podría resumirse en ser “Guardianes de la Felicidad”. Mildred: mujer de Montag. Confía a ciegas en el sistema impuesto,  pertenece  a la idiotizada sociedad cuyas máximas esperanzas se centran en la compra de ropa, piscinas y televisores lo más grandes posibles para así inundar de ficción su vida a través de los programas televisivos.
   LO MEJOR: Novela fascinante y profética (si tenemos en cuenta que fue escrita en 1953), ágil y de prosa sencilla y directa. Describe una sociedad en la que se ha prohibido la lectura y abolido la escritura, siendo los únicos medios de comunicación y enseñanza la televisión y la radio. Los periódicos son comics sin texto alguno. Se dice que Bradbury se inspiró en la persecución y quema de libros de la Alemania Nazi, si bien el autor siempre describió su novela como una crítica a la cultura todopoderosa de la televisión. El relato es proclive a diversas lecturas e interpretaciones, pero sin duda existe un paralelismo con los regímenes totalitarios donde la libertad de pensamiento está reprimida. No existe excepción en cuanto a los libros, ninguno está permitido ya sean de poesía, filosofía, ficción… Ninguno sobrevive a la cacería. La cultura es la víctima y el elemento desestabilizador. Dado el desconocimiento que provoca el no leer, nadie posee profundidad de pensamiento ni individualidad. Son autómatas sin sentimientos, sumergidos en la rutina e indiferentes entre sí, lo que pone en evidencia la banalidad de la cultura de esta sociedad mostrada por el autor. Rebelarse  es síntoma de pasar a ser un individuo, no mediocre y ajeno a la globalización.
      LO PEOR: Ciertos toques de excesiva  intelectualidad pueden resultar molestos para según quien, de hecho los diálogos entre Montag y Clarisse son verdaderamente insólitos y antinaturales de acuerdo con la actualidad imperante. Y todo ese aire de tristeza que sobrevuela el libro desde la primera página hasta la última,  puesto que nos muestra que una población con un idéntico nivel intelectual es siempre más fácil de manipular y someter (igual que en “1984” de Orwell o la novela gráfica “V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd, en las que la cultura es considerada una lacra y el máximo exponente de una de las mayores debilidades de la sociedad). El carácter revolucionario de los libros es indiscutible y por ello deben ser calcinados con el fin de proteger a la sociedad.
    CITAS:¿Le gustaría, Montag, leer alguna vez la República de Platón? ¿Le gustaría leer a Marco Aurelio? “Quiero presentarle también a Jonathan Swift... Y este otro señor es Charles Darwin, y este otro es Shopenhauer, y éste es Einstein...”Tiene que haber algo en los libros, cosas que no podemos imaginar, para que una mujer se deje quemar viva. Tiene que haber algo. Uno no muere por nada” ”Dicen que soy insociable. No me mezclo con la gente. Es raro. Soy muy sociable realmente. Todo depende de lo que se entienda por social ¿no es cierto? Para mí ser social significa hablar con usted de cosas como éstas”No nacemos libres e iguales, como dice la Constitución, nos hacemos iguales. Todo hombre es la imagen de todos los demás, y todos somos así igualmente felices” “La conclusión es muy sencilla. Un libro, en manos de un vecino, es un arma cargada”.
   CONCLUSION: Fahrenheit 451 es  una utopía perversa donde nada tiene que ver con el arquetipo de una sociedad ideal, en la que habiendo prohibido la lectura (leer implica pensar y razonar y por ende, no ser feliz) todo el mundo debe vivir en armonía inmersos en una falsa felicidad y un vacío existencial que únicamente pueden olvidar a base de adquirir cuantos más bienes materiales les sean posibles y obtener éxito laboral. La verdad de fondo y que le interesa al Gobierno es controlar a todos los individuos, manejarlos a su antojo como si de simples marionetas se tratasen con la excusa de la creación de una sociedad del bienestar. Bradbury, con esta novela, realiza varias críticas muy profundas, critica la sociedad del consumismo y la tecnología, critica el hecho de que actualmente se esté dando el caso de que la gente prefiera ver la televisión a leer, critica a los gobiernos utilitaristas y opresores que utilizan la demagogia y la mentira con el fin de controlar a su nación. Ataca asimismo la época que se vivió en USA (al final de la II Guerra Mundial) una época en la que el gobierno aspiró a  tranquilizar a la población y despistarla para que no cayera en diatribas morales acerca de la utilización de la bomba atómica. El lector se sentirá afligido puesto que lo que se describe no es puramente ciencia ficción, ya que en la actualidad existen muchos gobiernos extremistas que aíslan totalmente al pueblo (Corea del Norte, por poner un ejemplo). Y de igual manera en nuestra sociedad actual  existen personas ignorantes que no han leído un libro en su vida, y que son manipulados por la cultura de la telebasura y de la desinformación. De hecho, la televisión es un medio cada día más estúpido que se cuela gradualmente en nuestras vidas. Si mezclamos todos estos componentes, nos hallamos ante la sociedad que describe Bradbury. Debemos reflexionar, y esta novela es un medio para ello. Suerte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...