martes, 29 de noviembre de 2016

Los libros de Zoe: 22/11/63



   AUTOR: Stephen King (EEUU 19479. Publicación: 2012. Género: Fantástica, ciencia ficción. Actualmente es  especialista en literatura de terror, de hecho se le denomina “el maestro del terror” y es el autor más vendido de la historia. Muchas de sus novelas han sido llevadas al cine. En concreto, ésta ha sido adaptada para la televisión por Fox.     
   SINOPSIS: El 22 de noviembre de1963 tres disparos se produjeron en Dallas. Murió Kennedy, y el mundo cambió. ¿Harías algo si pudieras impedirlo? En esta brillante novela, Stephen King conduce al lector a un maravilloso viaje al pasado con intento incluido de cambiar lo que ocurrió, ofreciéndonos un brillante retrato social, político y cultural del final de los años 50 y principios de los 60.
   PERSONAJES: Jake Epping: Es un profesor de inglés en la una escuela de Secundaria. Utiliza el alias de "George Amberson" para viajar a 1958, se dirige  consigue trabajo como profesor al igual que en su vida presente, y sigue los movimientos de Lee Harvey Oswald en los años anteriores al asesinato de Kennedy. Al Templeton: Propietario del bar  Al's Dinner y un viejo amigo de Jake. Comunica el secreto del portal temporal que tiene en el sótano del bar y su plan de prevenir el asesinato de John F. Kennedy ya que por problemas de salud él no puede llevarlo a cabo. Harry Dunning: Conserje  y estudiante nocturno en la escuela en la que da clases Jake. Cuando le una redacción en la que explica la noche en que su padre asesinó a su madre y hermanos con un martillo, proporciona a Jake un motivo y una posible prueba para ver si la historia puede ser cambiada. Sadie Dunhill: Amante de Jake y su prometida en 1960, creando la duda de si es posible que ambos puedan volver a encontrarse.
   LO MEJOR: Stephen King despliega una novela que resulta ser algo más que un viaje en el tiempo con el objetivo de evitar la muerte de Kennedy y si es necesario matar al asesino del mismo. El autor nos presenta un libro en el que se sirve de la problemática de las paradojas temporales y del popular e impredecible "efecto mariposa", mientras nos ofrece un retrato creíble e interesante de la sociedad estadounidense de aquella época, además de mostrar con todo detalle los dos últimos años en la vida Oswald. Al margen de ello, con esta trama, King consigue la oportunidad de montar de forma verosímil la vida de Jake/George entre 1958 y 1963, haciéndonos partícipes de las dificultades que supondría un viaje al pasado, pues ni nuestra forma de hablar, ni nuestras opiniones, ni nuestro conocimiento de la historia se corresponderían con alguien de la década de 1950. Por otro lado, el protagonista se enfrenta a toda una serie de dificultades para encontrar y vigilar a Oswald en los años previos al magnicidio y, sobre todo, las dudas que se le plantean llegando al punto de no saber si Oswald actuó solo o no, de si, aun cuando consiga detenerlo y evitar su propósito, quizás no podrá impedir la muerte de Kennedy. En incluso peor, puesto que si cambia la historia ¿será acaso peor puesto que todo tiene una razón de ser? Lo que nos propone un ejercicio acerca de cómo sería la historia actual no fuera como la conocemos en caso de que Kennedy no hubiera muerto como lo hizo.
   LO PEOR: En mi opinión le sobran páginas, es decir,  resulta demasiado extensa. Considero que el autor podía haber acortado algunas situaciones y subtramas que introduce en torno al personaje principal, lo que provoca que en ocasiones la historia pierda dinámica.
   CITAS: “Porque cuando el tiempo ha pasado, nunca lo puedes recuperar”. “En mi humilde opinión, todo pasa por un motivo, en efecto, pero ¿nos gusta ese motivo? Rara vez”. “El pasado no quiere ser cambiado”. “La estupidez es una de las dos cosas que, en retrospectiva, vemos con mayor claridad. La otra son las oportunidades perdidas”. “La vida cambia en un instante”. “¿Qué otra cosa puedo hacer? ¿Impedir que la gente hable? De paso, también podría intentar que el viento sople”. “La voz del diablo es dulce”. “Otros dicen que fue un lugareño que se disfrazaba de payaso para evitar que lo reconocieran”. “Cuando te pones un traje de payaso y una nariz de goma, nadie tiene ni idea de quién se esconde debajo”. “La imitación es la forma más sincera de elogio”. “No sabemos en qué vidas influenciamos, ni cuándo, ni por qué. No lo descubrimos hasta que el futuro devora el presente. Cuando es demasiado tarde”. “No mires por un agujero de un árbol si no quieres llevarte un disgusto. ¿Ha habido en la historia humana un agujero en un árbol más grande que internet?”
   CONCLUSIONES: El 22/11/63 es una fecha clave para la historia estadounidense y por ende, para la historia mundial. El mundo cambió cuando fue asesinado  John Fitzgerald Kennedy. Con esta premisa Stephen King concibe una novela que le permite explotar uno de los sueños del ser humano: viajar en el tiempo. El autor sostiene la teoría del “efecto mariposa”, de modo que la interferencia de Jack podría cambiar el mundo en tal y como lo conocemos, logre o no su objetivo. Aun cuando no creo que sea el mejor libro del autor, desde luego nos encontramos ante una novela muy eficaz y de bastante calidad. Por un lado, King ejecuta un magnífico trabajo de documentación y recreación histórica de la época, así como de la conspiración en torno al asesinato de Kennedy, salvo algunas licencias. Se percibe que le interesa el tema e intenta plasmarlo de la forma más fidedigna posible. Primordialmente bien construida se encuentra la personalidad y vida privada de Lee Harvey Oswald, así como ya he comentado, la introducción en la historia de los viajes en el tiempo y el efecto mariposa, tema que siempre resulta de interés para los amantes del género de ciencia ficción. Toda esta mezcolanza pone de relieve la capacidad de King de hacer literatura de calidad y no sólo terror.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Jack, el destripador



   FICHA TÉCNICA
                   
Película: Jack, el destripador.
Dirección: David Wickes.
País: Reino Unido.
Año: 1988.
Duración: 186 min.
Género: Suspense, intriga.
Interpretación: Michael Caine, Armand Assante, Ray McAnally, Lewis Collins, Ken Bones, Susan George, Jane Seymour, Harry Andrews, Lysette Anthony, Roger Ashton-Griffiths, Peter Armitage, Desmond Askew, Trevor Baxter, Mike Carnell, Ann Castle.
Guión: David Wickes, Derek Marlowe.
Producción: David Wickes.
Música: John Cameron.
Fotografía: Alan Hume.
Distribuidora: CBS.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: En el Londres de 1898, un asesino en serie apodado Jack, el destripador, comienza a sembrar el terror entre las prostitutas del distrito de Whitechapel, cometiendo espeluznantes atrocidades. El inspector Abberline, de Scotland Yard se pone al frente de la investigación.
   LO MEJOR: Es curioso como cuando se acusa a cualquier miembro de las capas más altas de poder se denomina esa teoría como conspiranoica. Sin embargo, el estrecho cerco al que se sometió a este famoso asesino, el hecho de que aún así continuó su terrorífica andanza por las calles cometiendo sus crímenes con sorprendente impunidad, nos hace sospechar que gozaba de cierta protección o influencia. Esa es la teoría que maneja esta miniserie que, por supuesto, maneja las pistas más importantes que se tuvieron, y que ya muchos conocemos. La gran virtud de esta versión fue ambientar la historia de una forma realista, dotada de gran rigor criminalístico para exponer una dramatización de los hechos totalmente coherente y argumentada. Además, incluyendo aspectos que no han mostrado otras versiones anteriores ni posteriores como la intervención de la clarividencia, las patrullas callejeras y la transcendencia de la monarquía. Y aunque inicialmente no contaba con un gran presupuesto, la participación de CBS permitió finalmente que se pudiera llevar a cabo una recreación de Londres de 1898 en condiciones. Aún así, no hay escenas demasiado explicitas.
   Interpretación: Fue la CBS quien exigió colocar a un actor de reconocido prestigio como inspector Abberline y bien que sabían lo que hacían cuando el elegido fue Michael Caine, el cual está absolutamente excelente. Pero no estaba solo. Un eficiente elenco de secundarios le acompañaba. El menos conocido de ellos, Lewis Collins, realizaba a la perfección su rol a lo “Watson”. Armande Assante recibió varios premios por su actuación, quizá exageradamente. Y en el apartado femenino, nada menos que Jane Seymour y una irreconocible Susan George.
   Escena (spoiler): Bueno, pues como es de imaginar, hay innumerables momentos destacados. Los principales son los asesinatos, especialmente el tercero, el de Susan George, y el de Mary Kelly, aunque no es nada explícito y se muestra muy brevemente. Después tiene cierta relevancia la obra de teatro de Jeckyl y Hyde, por parte de Armande Assante. El atropello del vidente por un carruaje real. Y la trampa final a “Jack” con un cebo en forma de chica, para posteriormente conseguir la confesión de los cercanos al asesino y la frustración de no haber podido darlo a conocer.
   LO PEOR: Muy poco, la verdad. Quizá en la segunda parte se hace algo confusa y algunas partes de la trama, como lo de las patrullas de vigilantes callejeros, en los cuales se invierte demasiado tiempo, lastran el tema central que no es otro que los propios asesinatos.
   CITAS: “Busque un hombre con dos caras”. “La sabiduría duele, sobretodo la ajena”. “No hace falta título de medicina para cortar un riñón”. “Cuando cojamos a quien quiera que sea, le mataré”. “Convenza a un hombre pequeño de que actúa para una gran causa y hará lo que sea para usted”.
   REFERENCIAS: Salen nuevas teorías y nombres de asesinos todos los años, a pesar de haber pasado más de un siglo, y, por tanto, existen innumerables libros y documentales al respecto. En mi opinión, ésta es la mejor versión de los hechos. Otras películas que tocaron el tema fueron “Asesinato por decreto” o “Desde el infierno” (con muchos puntos comunes a esta miniserie). El director, David Wickes, realizó posteriormente dos más, una dedicada a “El doctor Jeckyl & Mr Hyde” y otra a “Frankenstein”, con bastante menor éxito.
   CONCLUSIÓN: 8. Posiblemente la mejor recreación del caso de Jack, el destripador.
  

video

jueves, 24 de noviembre de 2016

ARQ



   FICHA TÉCNICA

Película: ARQ.
Dirección: Tony Elliott.
País: USA.
Año: 2016.
Duración: 88 min.
Género: Ciencia-ficción.
Interpretación: Robbie Amell, Rachael Taylor, Gray Powell, Jacob Neayem, Shaun Benson, Adam Butcher, Jamie Spilchuk.
Guión: Tony Elliott.
Producción: John Finemorea, Kyle Frankeaa, Mason Novick, Nick Spicer.
Música: Keegan Jessamy, Bryce Mitchell.
Fotografía: Daniel Grant.
Distribuidora: Netflix.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Una pareja se encuentra inmersa en un continuo bucle temporal en el futuro mientras intenta salvar una revolucionaria fuente de energía que podría decantar la guerra contra una gran corporación de un lado o de otro.
   LO MEJOR: Es muy probable que las muy bajas expectativas que tenía con este film, el cual tenía en ese simbólico cajón de títulos que quizás algún día veas pero que, si no, no pasa nada, haya contribuido al buen sabor de boca ante la sorpresa de un producto bastante más efectivo de lo pensado y que me ha supuesto un entretenimiento más que aceptable. Una película muy modesta pero que sabe disimular sus carencias en efectos especiales y demás llevando al espectador por la trama con un ritmo realmente trepidante. Pertenece a ese subgénero de “paradojas temporales“ al cual reconozco que tengo afición. La idea de sumir el argumento en un bucle en el tiempo no es ni mucho menos original, pero si la forma de desarrollarlo. Aparte de no someter al público a un soberano galimatías propio de este tipo de cine, en cada repetición de ese bucle hay pequeños pero cada vez más crecientes cambios en la trama produciendo continuas variantes en la historia que engancha casi sin esfuerzo. Además, nos administra a cuentagotas la información acerca del lugar, tiempo y situación del entorno en el que se encuentran y todo ello sin fallos de guión evidentes, también habituales en las paradojas temporales.
   Interpretación: Si a alguien le resulta muy parecido el rostro de Robbie Amell con el protagonista de la serie “Arrow” es porque es su hermano y la verdad que son dos gotas de agua. A Rachel Taylor siempre la he visto como una cara bonita para películas comerciales o de terror. Aquí no se luce tanto estéticamente, pero sin embargo, me ha convencido mucho más que en anteriores películas. Tampoco es que ambos protagonistas tengan unas actuaciones memorables, pero se agradece que al menos sean creíbles a la altura de llevar la película a cuestas.
   Escena (spoiler): Pues es en las primeras repeticiones del bucle cuando descubres que la trama es más interesante de lo que se presuponía. Un buen giro es conocer que el personaje de Rachel Taylor es una traidora, a medias. O cuando se dan cuenta que no son solo una docena de bucles para ellos. Y la salida final al exterior para darnos a conocer la apocalíptica situación real.
   LO PEOR: Casi que se le puede perdonar, pero es cierto que se hace bastante patente la precariedad de medios sobre todo al desarrollarse prácticamente el 95% de la película en un solo escenario y de interior. Ya digo que compensa con otras virtudes, pero en algunos momentos se echa en falta.
   CITAS: “Este mismo momento ya ha sucedido dos veces”. “¿Por qué quedarse con algo que no funciona? Porque funciona”. “Sin mundo no hay esperanza”.
   REFERENCIAS: Por lo modesta de su producción y la temática de las paradojas temporales, sería una descendiente de “Primer” (http://clubcinefilos.blogspot.com.es/2016/10/primer.html). Pero su argumento se parece mucho más, al menos en planteamiento, con “Atrapado en el tiempo”, “Al filo del mañana”(http://clubcinefilos.blogspot.com.es/search?q=al+filo+del+ma%C3%B1ana) o “Código fuente”.
   CONCLUSIÓN: 6. Muy modesta pero bastante entretenida y trepidante paradoja temporal.


video

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...