martes, 11 de diciembre de 2012

Escenas Míticas: Navidad - La jungla de cristal.



 
 
 
   Pues si señor, "La jungla de cristal", una de las mejores peliculas de acción que se hayan hecho. Una perfecta mezcla de humor, suspense y escenas trepidantes, que es, al fin y al cabo, a lo que vamos aquí. Bruce Willis (se le conocía por su participación en la serie "Luz de luna") fue catapultado a la fama. De hecho, llegó a rivalizar con Silvester Stallone y Arnold Schwarzennegger como estrella de acción, cuando éstos estaban en pleno auge. Propone un héroe nada sofisticado, siempre sucio y ensangrentado, pero suficientemente resolutivo, que supone todo un tormento para los terroristas o ladrones de turno. 



video
 
   En el edificio "Nakatomi Plaza" se celebra una fiesta en uno de los pisos más altos. Un grupo terrorrista se apodera del rascacielos. Pero John McClane no se encontraba en la fiesta y no está dispuesto a quedarse cruzado de brazos. Lo primero que hace es intentar avisar a la policía. Envían una patrulla y esto es lo que ocurre. El Sargento Powell, con quien luego hará migas, acude. Por cierto, se trata de una fiesta navideña, por eso figura el film  en la temática de este mes.
 
 
 
video
 
   Una vez sitiado el edificio, la policía pretende impresionar a los terroristas mandando una tanqueta para entrar por las bravas. Fijaos como se impresionan los malos. Vamos que sacan un bazooka y como dice uno de ellos: "Que se quema el cochecito". Después McClane contraataca tirándoles un regalito por el hueco del ascensor cuya onda expansiva está a punto de depilarle el bigote.
 
 

video
 
   Otra de esas escenas límite que se tercian en este film. Tras desalojar a los rehenes de la azotea antes de que la vuelen por los aires, McClane decide salir de esa situación atándose una manguera de incendios a la cintura y saltando al vacío. Curioso como la manguera se confabula contra él después de conseguir entrar en uno de los pisos atravesando el cristal.
 
 
 
video
 
   Archiconocida secuencia de este peliculote. El duelo final del Señor McClane con el malo del evento Hans Gruber (por cierto, gran villano), al que se enfrenta con tan solo dos balas en su pistola. La imagen de Hans cayendo a cámara lenta con la expresión propia de quien va ha estamparse contra el suelo irremediablemente. Y quien no recuerda la frase: "Yipi kai yei, hijoputa". ¿Alguien sabe que significaba?
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...