martes, 9 de octubre de 2012

Escenas Míticas: Clásicos del terror II - Poltergeist

 

   Existen tres motivos por los que una casa pueda sufrir fenómenos paranormales: que su anterior propietario haya muerto precipitadamente, que se hayan producido crímenes atroces en el pasado de esa casa o, simplemente, que tenga un cementerio debajo. "Poltergeist" pertenece a este último grupo.
   No fue la primera sobre este tema, ni la última. Ni si quiera, la más terrorífica. Pero si la más famosa y la que más imágenes dejó en la retina de los espectadores. Y, por si fuera poco, tiene a cuestas la etiqueta de "película maldita", dado que algunos integrantes del reparto y equipo técnico tuvieron finales trágicos, entre ellos la célebre Heather O'Rourke (Caroline en la película), tras terminar de rodar la tercera entrega de la saga. Sea como sea, esto contribuyó a acrecentar la leyenda.


video
 
   Ya sabéis, una familia media acomodada americana se muda a una casa preciosa en un barrio precioso. El problema es que empiezan a ocurrir cosas extrañas que no terminan de gustarles. Aquí tenemos el primer contacto de Caroline con los que ella llamó "la gente de la tele" y que dejó una de las frases más conocidas del cine de terror: "Están aquí".
 

  video
 
   Los fenómenos fueron a más y ya no se conformaron con mover sillas y muñecos. Fueron a por la hija menor, Caroline, y tras hacer un ataque masivo a toda la familia, consiguen llevársela y arrastrarla a otra dimensión, u otro portal, u otro portal dimensional. El caso es que cuando sus padres se quisieron dar cuenta ya no estaba. 
 

video
 
    Deciden buscar refuerzos y encuentran un grupo de investigación parapsicológica con una médium sumamente graciosa. Fijaos en su entonación para decir cualquier cosa. En esta escena, insta a la madre a que vaya en busca de su hija. Tenemos otra de las frases más recordadas del género: "No vayas hacia la luz".
 
 
video

   Después de recuperar a la niña, ilusos, creen que todo a terminado. Pero nada más lejos de la realidad, todavía les quedaba el último asalto. Finalmente, aunque no se ve en esta escena, descubren que el constructor de la casa, no trasladó los cadáveres del cementerio que inicialmente estaba en ese terreno. Y he aquí el resultado. Por cierto, me parece curiosa la obsesión de la madre por que no se le subiera la camiseta, teniendo en cuenta que una entidad paranormal y probablemente demoniaca la está zarandeando y rebozando por la pared y el techo de la habitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...