domingo, 23 de abril de 2017

Por trece razones



   FICHA TÉCNICA
   
Película: Por trece razones.
Dirección: Tom McCarthy, Gregg Araki, Carl Franklin, Jessica Yu, Kyle Patrick Alvarez.
País: Estados Unidos.
Año: 2017.
Duración: 60 min (13 episodios).
Género: Drama.
Interpretación: Dylan Minnette, Katherine Langford, Christian Navarro, Alisha Boe, Brandon Flynn, Justin Prentice, Miles Heizer, Ross Butler, Devin Druid, Amy Hargreaves, Derek Luke, Kate Walsh, Michele Selene Ang, Brian d'Arcy James, Sosie Bacon, Steven Weber, Mark Pellegrino, Ajiona Alexus, Henry Zaga, Steven Silver, Tommy Dorfman, Robert Gant, Keiko Agena, Uriah Shelton, Brandon Larracuente, Timothy Granaderos, Josh Hamilton.
Guión: Brian Yorkey, Elizabeth Benjamin, Diana Son, Thomas Higgins, Nathan Jackson, Nathan Louis Jackson, Nic Sheff, Hayley Tyler (Libro: Jay Asher).
Música: Eskmo.
Fotografía: Ivan Strasburg, Andrij Parekh.
Distribuidora: Netflix.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Hannah es una adolescente que se ha suicidado pero que antes de morir dejó unas cintas donde contaba las trece razones y sus responsables de que decidiera acabar con su vida. En esas cintas se destapa que la vida en el instituto del cual era alumna, no es tan idílica como parece.
   LO MEJOR: El mundo de las series vive un esplendor que jamás ha estado a tan alto nivel. Porque aquí tenemos otro sorpresón que a mi personalmente me ha calado bien hondo. Basada en la novela de Jay Asher y creada por el guionista y director de “Spotlight”, Tom McCarty, cuenta como productora con Selena Gómez, quien vivió en sus propias carnes el acoso. Pues ese es uno de los temas que trata, más concretamente en su vertiente de bullying; pero también de la soledad, de la fragilidad y de las dificultades en un periodo tan vital para el desarrollo de una persona como es la adolescencia, porque la serie es todo un muestrario de situaciones que sufren y de las señales y avisos que se dan para descubrir que un adolescente se encuentra en problemas. Tan amplio y detallado es el catálogo que resulta pedagógico sin caer en lo pedante, hasta el punto de que creo que todo el mundo debería verla, pero en especial, aparte del público joven, los padres y los educadores de centros de enseñanza. La historia golpea, impacta, conmueve (sin buscar la lágrima fácil), invita a la reflexión y empatiza de forma casi irremediable. Su denuncia es valiente y directa. Y lo hace mediante un guión que engancha desde el principio, dosificando perfectamente las piezas de un rompecabezas, entrelaza flashbacks con presente de forma brillante, en un sistema de narración muy original. Ojo a la recopilación de temas musicales retro.
   Interpretación: El reparto es muy coral y prácticamente desconocido, salvo los casos de Dylan Minette y Kate Walsh. Por ello sorprende que el casting sea tan sumamente acertado, encajando como un guante en sus personajes. Quizá, en un principio, el menos acertado me parecía precisamente uno de los protagonistas, Dylan Minette pero capítulo tras capítulo ha ido callándome la boca y convenciéndome sobradamente. Pero ojo a Katherine Langford, actriz prácticamente novel, y que nos conquista en cada plano. Podríamos estar ante todo un descubrimiento y si elige bien sus próximos proyectos, podría dar mucho que hablar. Además, su química con Minette es total y es una de las piedras angulares de la serie.
   Escena (spoiler): Cada episodio describe una razón para el suicidio de Hannah, y por tanto, hay un momento importante en cada uno de ellos. Los protagonistas de las cintas grabadas por ella, a veces son predecibles, y otras, nada en absoluto. Por mencionar algunos de los más destacados; la primera foto, el robo de los cumplidos, la lista de chicas por su físico, la escena lésbica, las traiciones de sus amigos, la cita con Ryan, . . .  La secuencia de casi sexo con Clay es de vital importancia para los acontecimientos posteriores. Pero hay tres por encima de ellos, advertidos en sus correspondientes episodios por la posibilidad de herir la sensibilidad del espectador; las dos violaciones (especialmente la de Hannah por explícita) y la escalofriante escena del suicidio.
   LO PEOR: Que sea la cruda y triste realidad. Aquí no hay ni zombis, ni dragones ni robots. No, mientras leéis ésto, alguien está sufriendo exactamente lo mismo que la protagonista. Que no lleve a engaño el aspecto puramente teen de la serie, es muy serio de lo que nos habla y deberíamos tomar conciencia pues es extrapolable a cualquier edad.
   CITAS: “No me voy, ni ahora ni nunca”. “Porque no me lo dijiste cuando estaba viva”. “Ponte cómodo porque vas a escuchar la historia de mi vida, la razón porque terminó, y si estás escuchando esta cinta, eres uno de los motivos”. “Tenía secretos y esos secretos la mataron”. “Todos son muy majos hasta que te hacen suicidarte, y tarde o temprano se sabrá”. “Cada vez que las escucho, la veo”. “Cuando te metes en parte de la vida de alguien, te estás metiendo en su vida entera”.
   REFERENCIAS: Es como si mezclaran “Aquellos maravillosos años” con “Semillas del rencor”, y unas gotitas de la parte no terrorífica de “Carrie”. Se especula con una segunda temporada que considero que deberían hacer para cerrar todos los flecos que aun han quedado abiertos.
   CONCLUSIÓN: 8. Debería ser de obligada visión por mostrar el tema del bullying de forma tan gráfica.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...